Escúchenos en línea

Panamá presenta reclamo millonario a española Rasfer por víctimas del jarabe envenenado

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 23 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El Seguro Social de Panamá reclamó a la empresa española Rasfer Internacional, en Barcelona, en principio 9,2 millones de dólares para indemnizar a las víctimas por el consumo de medicinas contaminadas con dietileneglycol, un alcohol industrial, vendido por esa empresa en vez de glicerina pura. El director de Asesoría Legal del Seguro Social, Raúl Taboada, explicó el domingo a Acan-Efe que el lunes pasado entregó el reclamo formal en la sede de Rasfer, en Barcelona, y en el mismo se da 60 días a la empresa para que conteste cómo va a entregar la indemnización. El caso se remonta al año pasado, cuando murieron más de un centenar de personas y otra cantidad mayor quedó afectada por el consumo de medicinas fabricadas por el Seguro Social de Panamá con la falsa glicerina, lo que envenenó a los pacientes. El dietileneglycol es un alcohol usado como refrigerante y en los líquidos de frenos de vehículos y fue vendido a la empresa panameña Medicom (proveedora del Seguro) por Rasfer, que a su vez lo había importado desde China, de acuerdo con las investigaciones judiciales. "En principio se rehusaban a admitir la nota, después llamaron a la gerente, quien me recibió en su oficina, aunque se puso intransigente, pero selló y firmó la copia, que traje de vuelta a Panamá y se quedó con la original, luego de explicarle que era un reclamo oficial", detalló. Según Taboada, la gerente de Rasfer, una señora madura, bajita, no le dio su nombre, pero le dijo que "ellos no tenían nada que ver con eso" (la venta de la falsa glicerina) y que "sus abogados estaban preparados", antes de finalmente aceptar el documento, de tres páginas. El Seguro Social presenta en la carta un recuento de lo acontecido en Panamá desde que Rasfer envió la falsa glicerina, aunque no menciona cifras de fallecidos, ni de afectados, "porque todavía no se ha definido en el curso de la investigación penal", detalló Taboada. En la misiva a Rasfer "se le da un plazo de 60 días para que responda a la Caja de Seguro Social el modo en que va a resarcir el daño causado", explicó. De acuerdo con el letrado, la acción de entregar el reclamo en las oficinas de Rasfer es vital "para interrumpir cualquier plazo de prescripción" que se quiera alegar en torno al caso. Según el funcionario, se le advierte a Rasfer que "en principio" el reclamo es por 9,2 millones de dólares, equivalente a la suma que hasta ahora ha pagado el gobierno panameño por iniciativa propia a las víctimas del envenenamiento o sus familiares. "Pero esa suma definitivamente va a subir, si la Caja de Seguro Social es condenada en los tribunales panameños por la demanda interpuesta por las víctimas, por lo que trasladaremos la cifra final a Rasfer", explicó. Respecto a interponer una demanda formal en los tribunales españoles, Taboada indicó que ello "todavía está en estudio porque es un paso muy importante". El Seguro ha admitido oficialmente hasta 102 víctimas mortales y varias decenas de sobrevivientes del envenenamiento, bautizado como Síndrome de Insuficiencia Renal Aguda (SIRA), pero en la investigación penal hay reportados 676 casos, que incluyen 451 fallecidos y 225 enfermos ambulatorios. La Fiscalía Especial encargada del caso ha emitido una orden de detención internacional con fines de extradición contra la representante legal de Rasfer, Asunción Criado, a la que acusa del delito de atentar contra la salud pública. En Panamá sólo está detenido el gerente de Medicom, Ángel De la Cruz, aunque en el expediente están bajo investigación una decena de funcionarios del Seguro y ejecutivos de esa empresa. En octubre pasado la fiscalía reveló que "la investigación cuenta con pruebas que establecen que a las etiquetas que identifican los envases o tanques donde vino la glicerina, se le anotó que era glicerina pura calidad USP, entendida que es para el uso humano". Adelantó que "los proveedores, Rasfer Internacional, indican que en ningún momento ellos pusieron o anotaron esa identificación". Rasfer también ha asegurado que la glicerina que ellos vendieron a la compañía que suplió a la CSS "tenía fecha de espiración del 2004", y que "en la etiqueta que le pegó la empresa vendedora a la CSS anotó que la fecha de vencimiento era del 2007". Los medicamentos producidos por el laboratorio de la CSS en los que se halló la sustancia tóxica son el Expectorante sin azúcar, Difenhidramina en jarabe, Calamina en loción y Pasta al agua en loción (estas dos últimas de uso externo).

Descarga la aplicación

en google play en google play