Escúchenos en línea

Arias insiste con su TLC

Agencia ACAN–EFE. Desde San José. | 24 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, aseguró que un triunfo del "No" al TLC con EEUU en el referendo del 7 de octubre próximo sería "un voto por quedarse en el pasado" que no le permitiría al país seguir su integración con el mundo. "Si triunfa el 'No', es un voto por quedarse en el pasado y no avanzar hacia el futuro como lo está haciendo todo el mundo", aseguró el mandatario en una entrevista que publica hoy el local Diario Extra. Arias agregó que de ganar el "No", "olvidémonos de que en octubre vamos a comenzar la primera ronda de negociación con la Unión Europea" (UE) para alcanzar un acuerdo de asociación, cuya primera ronda de conversaciones está prevista para la tercera semana de octubre en San José. El mandatario afirma que el país necesita el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Centroamérica, la República Dominicana y Estados Unidos, pues considera que atraerá mayor inversión extranjera, generará empleos y contribuirá a mantener un crecimiento económico por encima del seis por ciento anual. Recordó que la agenda de implementación de tratado incluye la apertura de los monopolios estatales de telecomunicaciones y seguros, que son dos de los proyectos que enfrentan mayor oposición de los sindicatos y sectores sociales. Sobre estos dos monopolios, Arias explicó que ambas empresas seguirán en manos del Estado, pero fortalecidas para la competencia, y advirtió que la UE pedirá estas aperturas durante la futura negociación. "En el referendo no solo se decide el 'No' o el 'Sí', ya que está en la picota la institucionalidad del país y darle el triunfo a un sector sindical (que se opone al tratado) y darle más poder de que ya tiene", comentó. El mandatario también criticó a los grupos opositores al TLC por lo que considera ataques contra las instituciones del país como el Tribunal Supremo de Elecciones y la Sala Constitucional, así como por las "mentiras" que dicen en su propaganda. Sobre la renuncia del vicepresidente segundo de Costa Rica, Kevin Casas,el pasado sábado a causa de unas polémicas "sugerencias" para la campaña en favor del TLC, Arias comentó que tuvo "la humildad" de reconocer su error y ofrecer disculpas públicas. Sin embargo, dijo que algunas de esas "sugerencias" son "repudiables" y "me molestaron mucho", como por ejemplo presionar a los alcaldes oficialistas para que ganaran la elección popular en su comunidad o de lo contrario no recibirían el dinero de su presupuesto correspondiente. El próximo 7 de octubre poco más de 2,6 millones de costarricenses están llamados a las urnas para decidir en un referendo si se ratifica o no el TLC, un proyecto que estuvo estancado en el Congreso por casi dos años. El tratado es apoyado por el gobierno, el sector empresarial y la mayoría de los partidos políticos, pero sufre la oposición de diversos grupos sociales y sindicales, y los opositores partidos Acción Ciudadana (PAC), Frente Amplio (izquierda) y Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

Descarga la aplicación

en google play en google play