Escúchenos en línea

Zelaya fustiga a EEUU y UE por trabas comerciales e inmigración

Varias agencias. Desde New York. | 25 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Honduras reclamó este martes en la ONU un mayor reconocimiento de los derechos de los migrantes por la comunidad internacional, especialmente en los países desarrollados. "Que se les reconozcan sus derechos de la misma forma que se les exigen sus responsabilidades", dijo el presidente hondureño, José Zelaya, en un discurso ante la asamblea general de la ONU. Zelaya señaló que "quien vea el problema migratorio únicamente desde la perspectiva de las remesas familiares o del voto de los migrantes en el exterior, está cometiendo un gravísimo error". "La emigración no es, no ha sido, ni debe ser considerada nunca como un delito o una amenaza, sino como un derecho humano. La emigración no debe ser incluida ni pertenece a la agenda de seguridad de los países, eso sólo se hizo en el tiempo del fascismo", sostuvo. Zelaya insistió en que el fenómeno migratorio debe colocarse en la agenda del desarrollo, producto de los problemas económicos y sociales de los países de origen. "De este modo, dejaremos de asistir al espectáculo infame de las persecuciones humanas, de ser migrante, perseguido y humillado. La migración es un derecho, un simple derecho humano", recalcó. Para regularlo, instó a la creación de un marco legal internacional que permita el flujo de trabajadores. El mandatario se opuso a la política de inmigración de Estados Unidos y a la construcción de un muro en su frontera con México. "Hay que buscar otros mecanismos de resolver el problema", dijo Zelaya, que le pidió al presidente estadounidense George W. Bush que halle otra alternativa de "consenso y concertación". Zelaya propuso la creación de una base jurídica internacional para que la "migración sea un fenómeno ordenado y provechoso". Al mismo tiempo, puso como ejemplo la política migratoria impulsada por el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha logrado "acuerdos con varios países con cuotas para la emigración" . Alabó la reciente propuesta de reforma migratoria del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que fracasó en el Congreso, y le animó a seguir buscando una vía para legalizar a los indocumentados. "Todos en Centroamérica, México y Latinoamérica lamentamos que no haya prosperado" la iniciativa de Bush, dijo Zelaya, quien consideró que el jefe de la Casa Blanca la "presentó de buena voluntad". Zelaya mostró su desacuerdo con las políticas que han seguido Estados Unidos y la Unión Europea en temas como el libre comercio y la inmigración. El comercio internacional funciona de manera "desigual e inequitativa", dijo Zelaya en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. "Las exageradas cargas y alzas de los aranceles del mercado europeo al banano que producimos en nuestras regiones" son uno de los ejemplos más "evidentes" de las desigualdades, expresó Zelaya, quien pidió la imposición de correctivos. Zelaya criticó a Estados Unidos por pedirle recientemente a Honduras la "imposición y revisión de aranceles a los productos y ventas de textiles y tejidos de punto que el país exporta al mercado norteamericano". El concepto del libre comercio, "tan publicitado, si no lo reorientamos adecuadamente, se puede convertir en una falacia" más para ocultar las relaciones de "desigualdad, competencia desleal y descriminadora", indicó Zelaya. "Exigimos que se respeten las normas del verdadero libre mercado y la competencia. No queremos ser relegados al sótano de la historia", señaló. Por otra parte, Zelaya se manifestó muy preocupado por el alza de los precios del crudo y la repercusión que ello está teniendo en las naciones menos desarrolladas Con el precio del barril bordeando los 80 dólares el barril, Zelaya dijo que la economía de "nuestros países no aguanta más este desangre económico" y pidió a la comunidad internacional unirse para crear formas de energía alternativa.

Descarga la aplicación

en google play en google play