Escúchenos en línea

Guatemala: desastre en El Edén

Por Carmen Esquivel, agencia PL. Desde ciudad Guatemala. | 25 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Los habitantes de El Edén, un asentamiento del sur de la capital guatemalteca, viven hoy su peor tragedia después de que un alud arrasara varias viviendas y provocara la muerte a casi una decena de personas. Las intensas lluvias que hace días afectan el territorio nacional sepultaron con lodo y piedras la barriada pobre, una de las tantas ubicadas en las laderas de las montañas que rodean esta urbe. "Yo estaba con mi familia cuando empecé a escuchar unos retumbos y apenas tuve tiempo de sacarlos a todos, antes de que la casa del vecino se nos viniera encima", contó Jaime Alvarez, uno de los damnificados. Otros, sin embargo, no tuvieron la misma suerte. Cerca de allí tres personas murieron y seis quedaron enterradas y aún no ha sido posible encontrarlas. El panorama en El Edén es desolador. Decenas de casas destruidas total o parcialmente, árboles caídos, toneladas de barro sobre los angostos caminos es lo que ha quedado después del alud. De acuerdo con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), hasta ahora son más de dos mil los damnificados por las lluvias, sobre todo en esta capital. Cientos de personas fueron evacuadas hacia albergues, iglesias y escuelas, mientras otras se resisten a dejar sus hogares por temor a los robos, a pesar de la advertencia del peligro que les acecha. La pregunta de muchos hoy es adonde irán después de la emergencia. El Fondo Guatemalteco de Vivienda afirmó que algunos de los afectados por la tragedia pueden calificar para una ayuda de 16 mil quetzales (poco más de dos mil dólares) a fin de iniciar la construcción de una casa, pero no ofrece terrenos. Según datos oficiales, en la capital de Guatemala existen unos 400 asentamientos humanos, fundamentalmente en barrancos, laderas de montañas y debajo de los puentes, donde viven en situación de riesgo alrededor de 100 mil familias. La pobreza extrema, la desigual distribución de la riqueza, el alto costo de los inmuebles y alquileres y las migraciones del campo a la ciudad han hecho proliferar este tipo de barrios en lugares de alta vulnerabilidad y sin acceso a servicios básicos. Mientras no haya una política para revertir esta situación, que incluya el reordenamiento de la ciudad y la reubicación de los asentamientos, desastres como los de El Edén podrían repetirse cada temporada lluviosa.

Descarga la aplicación

en google play en google play