Escúchenos en línea

Escándalo Panamá Papers salpica a salvadoreños

San Salvador. PL. | 4 de Abril de 2016 a las 09:33

El escándalo mundial de corrupción denominado Panamá Papers salpica a varios salvadoreños, algunos representantes del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y de grupos corporativos, sobresale este lunes.

De acuerdo con publicaciones en diarios y en redes sociales estarían un diputado y otros miembros de Arena, así como directivos del Grupo Cuscatlán S.A; el grupo editorial Altamirano; de la Telecorporación Salvadoreña, y varios más que suman alrededor de una treintena.

 "Para el caso de El Salvador, los registros indican que más de 220 empresas offshore fueron creadas bajo la sombrilla de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca, que entre 2000 y 2015 trabajó con al menos 33 clientes salvadoreños", publica el diario El Faro, este día.

 Añade que "las empresas, creadas para garantizar el anonimato de sus propietarios, han sido usadas para efectuar transacciones de cientos de miles de dólares, compra de inmuebles en El Salvador o para celebrar convenios con municipalidades salvadoreñas. Todo fuera del radar de las autoridades locales."

Ayer domingo, salió a la luz el escándalo Panamá Papers, que pretende involucrar a relevantes políticos, artistas y deportistas que estarían vinculados con el bufete de abogados Mossack Fonseca, con sede en el país istmeño.

 La información fue publicada por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

 La investigación detalla que más de un centenar de políticos y funcionarios alrededor del mundo manejan secretamente miles de millones de dólares en bancos y compañías de papel.

 De acuerdo con las revelaciones, varias de las financieras más importantes del mundo, como UBS y HSBC, serían los verdaderos timoneles detrás de la creación de compañías difíciles de rastrear en las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Seychelles, Anguila y Bahamas, entre otras jurisdicciones.

 "Vivimos en un mundo de abundancia, pero grandes multinacionales y personas ricas se aprovechan de un sistema fiscal internacional débil abusando de los paraísos fiscales para ocultar miles de millones privando así a todos los países, pero sobre todo a los más pobres, de ingresos fiscales que les corresponden", señala Oxfam Internacional sobre el escándalo.

 La confederación precisa que cada año, las naciones pobres pierden 170 mil millones de dólares, mientras 400 millones de personas ni siquiera tienen acceso a asistencia sanitaria básica.


Descarga la aplicación

en google play en google play