Escúchenos en línea

Defensor del Pueblo pide una gran alianza para afrontar la inseguridad en Panamá

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 25 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El Defensor del Pueblo de Panamá, Ricardo Vargas, exhortó hoy al gobierno a realizar "una gran alianza nacional", para hacer frente a la inseguridad, como una política de Estado y no solo con "implementación de programas coyunturales". Vargas, quien en una rueda de prensa también se refirió al problema del transporte público y a la recolección de la basura, indicó que los índices de criminalidad y las nuevas modalidades delictivas, son una muestra de la necesidad de profundizar más en este asunto. Precisó que los programas de seguridad que hoy se anuncian "no tienden a profundizar en la solución duradera de un problema que guarda relación con la deserción escolar, con la desestructuración de la familia, la carencia de valores cívicos y morales y las inequidades sociales". Indicó que es una responsabilidad del Estado garantizar la seguridad de todos los asociados, así como salvaguardar su vida, por lo que ese deber demanda "mecanismos eficientes de prevención y control", teniendo en cuenta que esta inseguridad afecta la calidad de vida y atenta contra la democracia. Vargas fue enfático al destacar el hecho de que la Defensoría del Pueblo no es un entidad que pueda obligar al gobierno, en este caso, a seguir sus recomendaciones, pero sus exhortaciones se dan en respuesta a las inquietudes de los ciudadanos de todo el país. Al respecto, el diario local La Prensa publicó este lunes una encuesta en la que el 84,3 por ciento de los entrevistados señaló que el gobierno del presidente Torrijos no está combatiendo la inseguridad. Sobre el problema del transporte, Vargas señaló que "constituye una afrenta a la dignidad y un peligro a la seguridad de los panameños" el utilizar el actual sistema, por lo que debe aprovecharse el debate que se produce en la Asamblea Nacional para que se produzca una legislación que dé garantías al ciudadano". Agregó que la selección de concesionarios, equipos, definición de rutas y el establecimiento de tarifas, "debe ser producto de convocatorias a actos públicos que garanticen absoluta transparencia y participación ciudadana". En lo referente al problema de la recolección de la basura, precisó que la crisis que se vive en diferentes distritos del país constituye "una clara vulneración al derecho humano a la salud y a vivir en un ambiente libre de contaminación". Es por ello -dijo- es necesario enfrentarlo poniendo en ejecución una política estatal, que desarrolle una legislación moderna que sustituya el Código Sanitario que data de 1947. "El sistema actual de recolección, transporte, tratamiento y disposición final de la basura en Panamá, presenta claras deficiencias y el no dar prioridad a una bien elaborada estrategia para la gestión integral de los residuos sólidos", añadió. Destacó que de no darse una respuesta inmediata y urgente, el problema "podría degenerar en una situación incontrolable de salud pública, tomando en cuenta el acelerado y desordenado crecimiento urbano que se viene observando". Vargas expresó que es necesario un nuevo modelo de gestión en materia sanitaria, en el que se equilibren las tarifas con la prestación del servicio, privilegiando la participación ciudadana tal como lo dispone la Ley de Transparencia.

Descarga la aplicación

en google play en google play