Escúchenos en línea

ALBA-Petróleos El Salvador: 10 años más allá de lo empresarial

San Salvador. PL. | 5 de Abril de 2016 a las 09:30

Más allá del valor del llamado oro negro, la energía que aún mueve al mundo, ALBA Petróleos de El Salvador profundiza en lo social en consonancia con los objetivos de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Hoy, esta empresa mixta entre Venezuela y El Salvador, que nació en abril de 2006, no solo se encarga de importar, almacenar y distribuir derivados del petróleo, sino que ha permitido crear miles de puestos de trabajo en estos 10 años, tanto directos como indirectos.

 Al mismo tiempo, proporciona becas a jóvenes para que se formen en distintas especialidades universitarias, estimula el trabajo agrícola con la entrega de paquetes que incluyen semillas, fertilizantes y tecnología y más recientemente, instrumentos musicales a las escuelas.

 El respaldo a la producción de granos básicos contribuyó a aumentar la producción y la productividad de agricultores que han mejorado sus niveles de ingreso.

 El gobierno venezolano, a través de la división Caribe de Petróleos de Venezuela, y la Asociación Intermunicipal Energía para El Salvador (asociación de instancias locales entonces gobernadas todas por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Naciona, FMLN) crearon la empresa que se inscribe en los programas de integración latinoamericana del ALBA.

 El convenio permitió traer el combustible de ese país suramericano con facilidades de pagos con el objetivo de transferir beneficios al pueblo salvadoreño.

 La idea fue que la factura de crudo que se adeude a Venezuela vía esta asociación pueda ser pagada incluso con mercancías como granos. Pero el dato más relevante en ese momento fue la posibilidad de acceder a créditos al uno por ciento de interés anual.

 En la dimensión social, ALBA Petróleos tomó el acuerdo de trasladar al financiamiento de obras sociales de Enepasa la cantidad de dos centavos de dólar por cada galón de combustible vendido por la empresa y su destino fueron acciones, en beneficio de comunidades de escasos recursos.

 Pero no se puede hablar de ALBA Petróleos sin recordar a los líderes Hugo Chávez y Schafick Hándal, quienes fueron los artífices de crear esta empresa que, al decir de la embajadora de Venezuela aquí, Nora Uribe, es la síntesis del nuevo concepto de cooperación entre los pueblos, enmarcada en el ALBA y Petrocaribe.

 En el contexto del acuerdo se construyó la planta de almacenamientos de combustibles en el puerto de Acajutla, 85 kilómetros al oeste de la capital, con capacidad para 350 mil barriles de gasolina, diésel y gas doméstico, y requirió una inversión de 115 millones de dólares.

 El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró en la XIII Cumbre ALBA-TCP, celebrada en 2014 en La Habana, que ALBA-Petróleos de El Salvador se inició gracias al impulso enérgico de Schafik Handal, un hombre visionario y el líder del FMLN, quien comenzó este proceso que ha traído beneficios a la población salvadoreña.

 Actualmente funcionan 51 estaciones de servicios de combustibles a nivel nacional, adscritas a esta empresa.

 Al mismo tiempo, proporciona empleo a dos mil 500 personas, ha entregado proyectos de construcción de calles, introducción de agua potable, tendidos eléctricos, apoya torneos deportivos y la restauración y reparación de escuelas, entre otros.

 También colabora con el gobierno para facilitar la entrega de computadoras, como importantes herramientas de aprendizaje a estudiantes de decenas de escuelas.

 Es considerada la empresa pionera en El Salvador en materia de soluciones energéticas a nivel nacional y regional, con alta capacidad técnica, profesional y finalidad social.


Descarga la aplicación

en google play en google play