Escúchenos en línea

Rescatistas hallan el cuerpo de minero desaparecido en Guatemala

Ciudad Guatemala. PL. | 17 de Abril de 2016 a las 15:17

Rescatistas encontraron el domingo el cuerpo del trabajador desaparecido a raíz del derrumbe de uno de los túneles de la Mina Marlin, ubicada en San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa, en el departamento occidental de San Marcos, en Guatemala.

La compañía canadiense Goldcorp Inc. informó mediante un comunicado el hallazgo del minero perdido a raíz de los hechos registrados el jueves, cuyo nombre fue mencionado en informes de prensa y por la misma firma el día del desastre: Jaime Pérez, de 26 años de edad.

El consorcio, que opera en medio de la controversia en este país a través de su filial Montana Exploradora de Guatemala S.A, anunció que las labores en esos yacimientos de oro y plata continuarán suspendidas hasta terminar una investigación del caso.

Los resultados de la pesquisa serán entregados en un informe a las autoridades, puntualizó.

El 7 de diciembre 2012 el Frente de Defensa Miguelense (Fredemi) presentó una denuncia contra la Mina Marlin por contaminación ambiental en comunidades de San Miguel Ixtahuacán y por los delitos de usurpación de aguas, usurpación de propiedades, contaminación industrial, propagación de enfermedades a plantas y animales, falsedad material, falsedad ideológica, explotación ilegal de recursos naturales, y otros.

Entre los ejemplos mencionados en el texto está lo ocurrido el 16 de noviembre de ese año a Marcela Mejía, de una comunidad situada en la parte baja de la mina, quien llevó a sus animales a beber agua al río Cuilco y después estos murieron tras reiterados vómitos.

En diciembre de 2014, después de siete años de litigios, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reconoció la justeza del Informe sobre Admisibilidad a las Comunidades del Pueblo Maya (Sipakapense y Mam) de los municipios de Sipacapa y San Miguel Ixtahuacán, en San Marcos.

La querella, presentada en 2007, refiere que 105 comunidades y más de 50 mil personas de esas comunidades fueron víctimas del desconocimiento de lo estipulado por la Convención Americana sobre Derechos Humanos por parte del Estado de Guatemala, al avalar la instalación de la Mina Marlin.

Las autoridades gubernamentales no respetaron el debido proceso de consulta, ni la negativa de los comunitarios al establecimiento de la minera, que luego provocó la contaminación de aguas, la degradación medioambiental y problemas a la salud de los pobladores de esa zona, de acuerdo con el texto.

De igual modo alude al incremento de la conflictividad social en la región y a las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en virtud de los ataques contra defensores de estos, activistas sociales, y comunitarios, uno de los cuales fue asesinado en el contexto de una protesta.


Descarga la aplicación

en google play en google play