Escúchenos en línea

Rinden declaración imputados en caso de corrupción TCQ en Guatemala

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 29 de Abril de 2016 a las 10:39

El juez del Tribunal de Mayor Riesgo B de Guatemala, Miguel Ángel Gálvez, escuchará este viernes a otros implicados en la adjudicación de un contrato al consorcio Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) a cambio de un soborno millonario.

La víspera, en el cuarto día de la audiencia de primera declaración y formulación de cargos, el jurista resolvió llamar a declarar a los 12 detenidos y sindicados por el Ministerio Público (MP) de pertenecer a la red de corrupción liderada por el exgobernante Otto Pérez Molina y la exvicetitular de Gobierno Roxana Baldetti.

Otras cinco personas están enroladas en este fraude, pero permanecen fueran del país, por lo cual pesa sobre ellas una orden de captura internacional.

Este jueves prestaron primera declaración el exmandatario y el sindicalista Julio César Zamora, quién aludió a su función en el gremio portuario y a las reuniones sostenidas con otros miembros de la red que trataron de disuadirlo de alentar protestas contra el proyecto de TCQ.

Sin embargo, la exvicepresidenta, el exsecretario general de la Presidencia y yerno de Pérez Molina, Gustavo Adolfo Martínez; el exsubinterventor del Puerto Quetzal Julio Rolando Sandoval, y el sindicalista Lázaro Noé Reyes, se abstuvieron de declarar en apego a derecho.

"Me encantaría hablar de muchas cosas señor juez pero le voy a hacer caso a mi abogado y me voy a abstener en esta oportunidad", expresó Baldetti.

Pero Pérez Molina aprovechó la ocasión para reivindicar su supuesta inocencia y la presunta mala intención de quienes pretenden involucrarlo en delitos de corrupción sin sustento y que son una mentira.

El exsecretario privado de Baldetti y colaborador eficaz de la Fiscalía en este caso, Juan Carlos Monzón; así como el titular de la Cicig, Iván Velázquez, fueron señalados por el exjefe de Estado como artífices de esta eventual ficción.

"No son cosas reales", afirmó el exgeneral en retiro, imputado en este caso de los delitos de lavado de dinero, asociación ilícita, cohecho pasivo y fraude.

"Solo quería un puerto moderno", esgrimió y añadió que pensó "que era una decisión estratégica para el país".

El expresidente insistió en que su único propósito con la ampliación del sureño Puerto Quetzal, con el concurso de TCQ, era convertir a Guatemala en líder de Centroamérica y que con similares objetivos avaló la adjudicación de una veintena más de contratos.

Reconoció que en sus viajes al exterior sostuvo múltiples reuniones para alentar la inversión extranjera, convencido de que eso sería beneficioso para la economía nacional; y reiteró que nunca recibió un centavo de los millones que le atribuyen, ni compró yates, inmuebles y otras propiedades con dineros de soborno.

Pérez Molina remarcó, además, que hará caso a la sugerencia de su abogado de no responder preguntas de la Fiscalía: "le voy a hacer caso a mi defensa y en su momento procesal vamos a seguir dando la cara", subrayó.


Descarga la aplicación

en google play en google play