Escúchenos en línea

Calma de volcán Turrialba facilita distribución de ayuda y reparación vía

San José. Agencia PL. | 30 de Mayo de 2016 a las 13:07

La disminución de la actividad eruptiva del volcán costarricense Turrialba facilita actualmente la distribución de ayuda a agricultores y ganadores de zonas aledañas al coloso, así como la reparación de la vía de evacuación en caso necesario.

El reporte matutino del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) precisa que desde el 27 de mayo a las 02:00 hora local, el cerro presenta un actividad sísmica baja.

Durante la mañana la cámara del volcán Irazú muestra la cima del Turrialba con una columna blanca, que no sobrepasa los mil metros sobre el nivel del cráter y compuesta principalmente de vapor de agua y gases, indica.

El informe refiere que hasta ahora no se reporta caída de ceniza, ni olor a azufre en algunas de las poblaciones cercanas al coloso, como fue habitual hasta el viernes pasado y desde el 28 de abril cuando el Turrialba incrementó su acctividad eruptiva.

No obstante, el Ovsicori destaca que sus expertos se mantienen vigilantes y pendientes de cualquier cambio que se genere en el volcán que, con tres mil 340 metros, es el segundo más alto de Costa Rica, detrás del Irazú, de tres mil 432 metros de altura.

El sábado pasado comenzó la reparación de la ruta en San Gerardo de Irazú, que sirve para evacuar a las personas y animales en caso necesario.

Asimismo, comenzó la distribución de insumos para agricultores y ganaderos. Estas acciones son posible gracias a una inyección de 211 millones de colones (unos 400 mil dólares) de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para mitigar los daños causados por la ceniza.

Para los ganaderos se destinaron 880 sacos de pula deshidrata, tres mil 710 pacas tipo trasvala y la distribución de maquinaria y equipo para soplado, indicó el presidente de la CNE, Iván Brenes.

Mientras, señaló, los agricultores recibirán carbonato de calcio, multiminerales solubres, aminoácidos, fosfito de potasio y fertilizantes para proteger las producciones de cebolla, papa, zanahoria, repollo, coliflor, brócoli y fresa.

Asimismo, recordó que persisten las disposiciones de seguridad para proteger la salud y la vida de las personas, entre ellas la alerta amarilla para los cantones de Turrialba, Alvarado y Oreamuno y Verde para Cartago centro y Jiménez, así como cierres preventivos en un radio de cinco kilómetros alrededor del cráter y restricción absoluta al perímetro de dos kilómetros.

A las 21:45, hora local, del martes pasado y tras casi 24 horas de calma, el coloso presentó la mayor y más potente erupción del año, la cual generó una columna de cenizas y gases vertical bien sostenida que alcanzó una altura estimada de tres mil 500 metros sobre la cima del volcán y de seis mil 800 metros sobre el nivel del mar.

Por ello, los expertos no descartan una nueva fuerte explosión del cerro o que entre en un período más prolongado de pasividad-activa.

Tras más de 130 años pasivo, el Turrialba despertó en 2007 y desde el 5 de enero de 2010 presenta erupciones de consideración, como las de octubre de 2014 y la del 12 de marzo de 2015, que obligaron a suspender el tráfico aéreo en esta capital.


Descarga la aplicación

en google play en google play