Escúchenos en línea

Hondureña víctima de hechicería relata terrorífico caso

Tegucigalpa. Agencias. | 7 de Junio de 2016 a las 13:11

Desde una consulta, una limpia o encantos de amor, curaciones, recetas para fortunas y conjuros para matar, son algunos de los servicios para los cuales muchos hondureños acuden a las llamadas brujas, hechiceras y santeros.

Algunos lo hacen para saber qué  les depara su futuro, orillados por el fanatismo, la ignorancia, y sin importar su profesión, pues hasta los políticos recurren a los brujos en distintas partes del país con tal que buscar algún objetivo.

Es conocido que en las ciudades, municipios y pueblos del interior abundan las clínicas o consultorios de esoterismo donde brujos, hechiceros, “chamanes” o curanderos han generado toda una industria informal que, por supuesto, opera sin regulación de precios, de salud o de control de calidad.

Uno de los tantos casos es el de una familia al norte de la capital, quienes perdieron a su hija luego que otra fémina le haya mandado hacer daño por asuntos sentimentales.

La madre de la víctima contó que su hija tenía un enamorado, pero había otra mujer que lo peleaba pero él la despreciaba y considera que fue ella quien le mandó hacer daño “metiéndole unas culebras en su barriga”.

“Eso fue así, el muchacho se había enamorado de mi hija y esa otra mujer le pasaba coqueteando, pero el muchacho decidió quedarse con mi hija. Al tiempo mi muchacha comenzó a tener síntomas de embarazo y la barriga le fue creciendo”, relató.

Prosiguió contando que cuando consideraron que ya tenía seis meses de gestación la llevaron a un centro hospitalario para iniciar el control de embarazo, la sorpresa fue que el médico les dijo que buscara a un curandero porque no era un embarazo normal.

“Nosotros nos preocupamos porque a ella le daban dolores de cabeza, en la columna, basca y estaba bien pálida, pero la llevamos a donde una señora allá por El Paraíso que nos recomendaron que era muy buena”.

Sin embrago, las malas noticias continuaron porque la supuesta curandera le hizo varios purgantes, sahumerios y otros rituales en varias sesiones, pero al final les dijo que el problema se había complicado porque se trataba de un daño muy avanzado.

La madre casi llorando “esa señora me dijo que mejor me la trajera para la casa y que esperara a que tal vez mi hija tenía alguna reacción a los tratamientos que ella le estaba aplicando”.

“Mejor me la traje y como a las dos semanas, ella se puso bien mal y en una noche de esas porque ella casi no dormía, me dijo mami tráigame agua y cuando menos acordé serró los ojos y ya no respondió la plática que yo le estaba haciendo”.

No obstante, el día que la estaban velando se llevaron un susto, pues la difunta comenzó a mover la boca como si quisiera decir algo, sin embargo, ocurrió algo escalofriante.

“Fueron dos tremendas culebras las que le sacamos a mi hija y nosotros no la tratamos a tiempo porque creíamos que se trataba de un embarazo normal”, en tanto dijo que la presunta victimaria se fue de la colonia y no saben dónde se puede encontrar.

“En Honduras vivimos en un ambiente de hechicerías, porque a la gente le gustan las cosas fáciles y no las que Dios propone”, señaló el vicario de la iglesia de Suyapa, Reginaldo García.

Agregó que en la capital, y casi en todo el país hay gente que se dedica a la brujería y hechicería, pero lo peor de todos es que tienen bastante clientela que por la ingenuidad y la falta de poner sus manos en poder de Dios se dejan utilizar.

“Nosotros creemos en un solo Dios creador de todo lo que existe y fuente de vida. Tenemos gente con un espíritu limitado que buscan las santeras como si fueran Dios, pero Jesús dice busca primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura”.

Sin embargo, lamentó que hay quienes primero buscan la negrura y a Dios lo tienen por añadidura, es decir que creen más en el “dios dinero y no en el Dios que hizo las cosas para que podamos aquí tener el dinero. Prefieren vivir cinco años que la vida eterna, además acudimos a personas que creemos que van a interceder por nosotros ante otros seres por cosas temporales, que lo que Dios nos ofrece”.

Uno de los ejemplos que puso el religioso es que miles de personas salen los domingos a buscar la esquela de la muerte para que les dé el número de la suerte, van a donde personas que les lean las cartas para que les diga quien será su novia o novio, también van a que les lean las manos para depárale el futuro.

“Honduras está lleno de ese tipo de supersticiones, unas más que otras y en el ambiente se ve por todos lados cuando esos no resuelve problemas, más bien los complica.


Descarga la aplicación

en google play en google play