Escúchenos en línea

Costarricenses siguen celebración en honor a la Virgen de los Ángeles

San José. Agencia PL. | 3 de Agosto de 2016 a las 10:19

La celebración religiosa en honor a la Patrona de Costa Rica prosigue este miércoles con la Pasada de la imagen de la Virgen de los Ángeles desde la Basílica que lleva su nombre hasta la Catedral de Cartago.

Antes de iniciar el recorrido, de aproximadamente un kilómetro, se efectuará una misa en la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, declarada en 1999 Patrimonio Arquitectónico Nacional y recinto que guarda la imagen de la virgen hallada la mañana del 2 de agosto de 1635, en Puebla de los Pardos, en Cartago.

Cuentan que una joven mestiza de nombre Juana Pereira, andaba buscando leña para cocinar los alimentos, cuando encontró sobre una piedra donde nacía un manantial de agua cristalina, una "muñequita" de piedra con un niño en sus brazos.

En la tarde de ese mismo día, al ir otra vez al bosque, se sorprende al encontrar sobre la misma piedra la misma imagen de la mañana. Creyendo que era otra "muñeca", muy contenta se la lleva para su casa. Sin embargo, al llegar a su hogar, nota que la otra imagen no está en el lugar en el que ella la había dejado.

La imagen mide alrededor de 20 centímetros, es de una combinación de materiales como roca volcánica, grafito y jade. Su color es negro, y por eso le llaman cariñosamente "La Negrita". Es de cara redonda, ojos achinados, nariz y boca pequeña.

Declarada Patrona de Costa Rica en 1824, desde hace poco más de dos siglos, los costarricenses realizan romerías desde diferentes puntos del territorio nacional hacia el Santuario Nacional cartaginés para pagar favores, solicitar otros o por pura devoción católica.

Ayer, en el aniversario 381 de su hallazgo y 192 de ser la patrona nacional, decenas de miles de personas, entre ellas los representantes de todos los poderes del Estado y las máximas autoridades eclesiásticas asistieron a la misa solemne en su homenaje, efectuada en las afueras de la Basílica cartaginesa.

En su homilía el Obispo de San Isidro del General, fray Gabriel Enrique Montero, criticó la desigualdad, la inseguridad ciudadana y el matrimonio entre parajeas del mismo sexo, al tiempo que llamó a la unidad de todos los cristianos costarricenses en favor de la nación.

Sigue creciendo la brecha entre ricos y pobres, aumenta la inseguridad ciudadana, se multiplica sin medida el poder de aquellos que se enriquecen por medio del cultivo, la distribución y el comercio de las drogas, apuntó el prelado y afirmó que estos males como furioso cáncer continúan carcomiendo las fibras y los órganos más sensibles del pueblo costarricense.

Denunció además que continúan desde varios frentes los ataques contra el matrimonio y la familia, la promoción de una educación sexual basada en una concepción mecánica y hedonista de la sexualidad.

Asimismo, prosigue "la promoción de nuevos modelos de unión entre parejas, presentados como iguales o hasta mejores que la institución tradicional del matrimonio cristiano, como alternativas igualmente válidas para la maduración y felicidad de las mismas parejas", señaló en clara alusión al matrimonio gay.

Pese a esas duras críticas, el Obispo de San Isidro del General destacó que "son dignos de reconocimiento los esfuerzos significativos de algunos de nuestros anteriores y actuales gobernantes en favor de una mayor justicia en la distribución de los bienes".

Fray Gabriel aseguró que "los problemas que afectan a nuestra patria y su justa solución exigen que estemos unidos(los cristianos) en un mismo ideal y en una misma acción. Sin dudas, son más los elementos que nos unen que aquellos que nos separan".

Por su parte, el mandatario costarricense, Luis Guillermo Solís, recordó su reciente encuentro con el papa Francisco en Roma y precisó que hablaron sobre la atención que merecen los más humildes, que en este país son la quinta parte de la sociedad.

Asimismo, pidió el apoyo de sus compatriotas para albergar a los migrantes, que tantos hay en Costa Rica como un fenómeno mundial de movimiento de poblaciones que llegan de todas partes. El número crece, no se reduce y no se irán pronto, dijo y añadió quiero hoy colocar el clamor por los migrantes.

"Quiero señalar una vez más que tendremos como país y como familia atender este nuevo reto con el alma generosa que ha sido característica de los costarricenses. Pero este grupo de personas, que se suman a quienes siendo costarricenses también han de ser atendidos y tienen la pena de vivir en exclusión y necesidad, a las que debemos dedicar nuestro mayor aliento", exaltó el presidente.


Descarga la aplicación

en google play en google play