Escúchenos en línea

Exigen investigar hechos de corrupción de ARENA

San Salvador. Por Odalys Troya/PL | 24 de Agosto de 2016 a las 16:33

Organizaciones sociales exigen a la Fiscalía General de la República de El Salvador investigar conocidos actos de corrupción de los gobiernos de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Ante la efervescencia por los allanamientos y detenciones con gran acompañamiento mediático que vive el país, demandan esclarecer el destino de los fondos para la construcción de hospitales como el de maternidad o la carretera Diego de Holguín (hoy Monseñor Romero), que nunca concluyeron las administraciones de Arena.

La Alianza Social por la Gobernabilidad y la Justicia considera que la Fiscalía actúa de manera desordenada en los casos que están sobre el tapete en estos momentos.

Esta organización advierte que por esa razón está quebrantando la institucionalidad del país al tiempo que señala que existen más de 150 casos relacionados con esos gobiernos de derecha que fueron presentados a la Fiscalía, pero no tienen la misma celeridad en la investigación.

Sin embargo, al expresidente Mauricio Funes, quien destapó 152 casos de corrupción pública ocurridos durante los gobiernos de Arena, desde que terminó su mandato en 2009, sectores de derecha tratan de enjuiciarlo.

Hasta el momento la Fiscalía no ha encontrado pruebas para hacerlo, de acuerdo con declaraciones policiales.

Dentro de los actos de corrupción de Arena sobresale el relacionado con el saneamiento y privatización de los bancos del Estado.

Un estudio de la Asociación del Equipo Maíz, detalla que para el año 1989, un grupo de grandes empresarios les debían tres mil 525 millones de colones (705 millones de dólares) a los bancos comerciales, que entonces eran propiedad del Estado.

Esa cantidad de dinero equivalía al 70 por ciento de todo lo que los bancos habían prestado, explica.

La Asamblea Legislativa aprobó al año siguiente (1990) una ley de saneamiento de los bancos, 'perdonando' a los empresarios su deuda y creando un Fondo de Saneamiento Financiero con recursos del Banco Central de Reserva (BCR), otro banco del Estado, agrega.

O sea, el gobierno no cobró la deuda y utilizó recursos públicos para sanear los bancos estatales quebrados por los grandes empresarios.

En el mismo año 1990, la Asamblea también aprobó una ley de privatización de los bancos, algunos de los cuales fueron comprados por los empresarios que los habían quebrado.

Luego, en del 2005 al 2008, los grandes empresarios les vendieron sus bancos a empresas extranjeras por más de dos mil millones de dólares, y algunos de ellos se quedaron como socios de esas instituciones, puntualiza.

En su Álbum de Corrupción de Arena, el Equipo Maíz también describe el Caso contrato CEL-ENEL.

Precisa que en el año 2002, la empresa del Estado llamada CEL firmó un contrato con la italiana ENEL Green Power. La ENEL debía invertir en 'LaGEO', entidad que produce energía eléctrica generada con vapor del subsuelo.

LaGEO pertenece a Inversiones Energéticas (INE), una firma de capital mixto que a su vez le pertenece a la CEL.

El contrato tenía una trampa pues en uno de sus apartados decía que cada vez que la ENEL invirtiera dinero en LaGEO aumentaba sus propiedades en esa empresa. Así, la ENEL se iría adueñando poco a poco de LaGEO hasta controlarla completamente.

La ENEL invirtió varias veces en LaGEO, hasta lograr el 36 por ciento de sus acciones, pero cuando quiso invertirle para tener el 53 por ciento, el presidente Funes se opuso y denunció la ilegalidad del contrato, pues el mismo conducía a la privatización de LaGEO sin la aprobación de la Asamblea Legislativa.

Quizás el más emblemático de los casos de corrupción es el del expresidente Francisco Flores (199-2004).

En el año 2004, Taiwán donó 10 millones de dólares al gobierno de El Salvador, pero el dinero nunca entró al Estado y quedó en manos de Flores.

Funes denunció el caso y la Asamblea Legislativa abrió una investigación. Flores se presentó dos veces ante la Asamblea y dijo que el dinero había llegado a los 'beneficiarios', pero no pudo comprobarlo. Se fugó cuando tenía que volver a testificar por tercera vez.

La Comisión Investigadora de la Asamblea Legislativa dijo que desaparecieron 95 millones durante el gobierno de Flores, pero la Fiscalía General de la República fijó en 15 millones de dólares el delito (10 millones por enriquecimiento ilícito y 5 millones por peculado).

Lo cierto es que el presidente del partido Arena, Jorge Velado, reconoció que los 10 millones donados por Taiwán a la República de El Salvador -destinados para los afectados de los terremotos del 2001-, fueron a parar a las arcas de su partido.

Miles de millones de dólares fueron desviados durante los 20 años de gobierno de esa formación de derecha que hubieran servido para la construcción de escuelas, hospitales, saneamiento de agua, viviendas, entre otras necesidades del pueblo salvadoreño, al decir del equipo Maíz.

Durante los últimos meses arreció una campaña contra el exmandatario Funes, que en opinión de analistas encaja con el guión de la derecha internacional para desacreditar a los gobiernos progresistas de la región que impulsan iniciativas que por primera vez benefician a las mayorías más pobres.


Descarga la aplicación

en google play en google play