Escúchenos en línea

Luces y sombras en lucha de Guatemala contra la violencia y el narcotráfico

Ciudad Guatemala. EFE. | 11 de Septiembre de 2016 a las 16:38

El Paseo de la Sexta, el epicentro comercial de la capital de Guatemala, volvió a amanecer sobresaltado esta semana. Los testigos contaban los casquillos que había dejado el último ataque armado. Pero más allá del miedo que sigue calando en la sociedad, los datos hablan de una merma de la criminalidad.

¿Está realmente derrotando Guatemala a la violencia?. El presidente, Jimmy Morales, está convencido de que sí: las estadísticas le avalan. En agosto, el país registró la cifra de homicidios más baja de la década en tasa interanual.

En total, estos alcanzaron los 383 asesinatos, lejos de los 600 de 2008 y 2009 y por debajo de los 483 de hace diez años. Además, se han desarticulado más de un centenar de estructuras criminales, principalmente bandas de sicarios y extorsionistas, que atemorizan día tras día y de forma sistemática a una población empobrecida.

"La extorsión es un problema que altera la forma en la que estamos percibiendo a los demás, exacerbando la desconfianza hacia los otros", explicaba recientemente el profesor de la Universidad Rafael Landívar Mariano González.

Esta forma de violencia diaria, disparada tras la firma de los acuerdos de paz de 1996, ha terminado por soterrar las relaciones vecinales, alterado la forma en la que los ciudadanos caminan por las calles e incluso modificado la propia geografía urbanística de las ciudades, plagadas hoy de condominios protegidos por guardias armados.

Por eso, el Gobierno de Jimmy Morales ha convertido la lucha contra las extorsiones en una de sus prioridades: mas pese a los avances de los últimos meses, el problema sigue latente.

Como lo está también el narcotráfico, raíz oculta tras muchos de los homicidios que desangran al país mes a mes.


Descarga la aplicación

en google play en google play