Escúchenos en línea

Recrudece el conflicto indígena en Panamá tras rechazo a pacto

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 19 de Septiembre de 2016 a las 10:51

El conflicto indígena escaló en Panamá, donde integrantes de la etnia Ngabe Buglé, contrarios a la terminación de una polémica hidroeléctrica, piden actualmente la reestructuración de su Congreso General, tras hechos contradictorios en una sesión extraordinaria.

Reunidos el fin de semana pasado en un intrincado lugar de la occidental Comarca originaria, 148 delegados asistentes rechazaron, por mayoría simple de 12 votos, un acuerdo firmado por varios de sus caciques con el Gobierno Nacional, para explotar el Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco (PHBB).

'El camino legal que le queda (al Congreso General) es la realización de un encuentro interregional de caciques locales, regionales y generales, en donde se dé la escogencia de la nueva estructura comarcal', dijo a periodistas César Bernal, secretario general de la Coordinadora de Bases Indígenas.

'Este Congreso General y lo acordado en él no son legales, porque son autoridades que no existen, tras la derogación del acuerdo 537 por la Corte Suprema de Justicia (CSJ)', dijo quien utiliza el seudónimo de Cacique Tabasará, en honor al río que defienden, y donde se construyó el PHBB.

La intervención de los gobiernos en las elecciones internas de la Comarca Ngabe Buglé fue considerada ilegal por la CSJ, que en un fallo reciente derogó la resolución que norma los comicios, los cuales deberán regirse por las propias leyes internas de la comunidad.

Grupos indígenas que se oponen a la central eléctrica, de los cuales Bernal forma parte, exigen que se abran las compuestas de la hidroeléctrica ante la decisión del Congreso General de vetar el acuerdo entre la cacica general, Silvia Carrera y el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

Carrera se ausentó de la última sesión donde debía rendir informe, y los delegados propusieron su separación del cargo, proceso que deberá seguirse en los próximos días, según fuentes del órgano del pueblo originario.

Por su parte, Chito Gallardo, cacique de Munná y otro de los que rubricó el pacto, explicó a la prensa que resulta imposible explicar a cabalidad en un día y unas cuantas horas, un acuerdo que tomó más de cinco años en elaborarse.

Reiteró las bondades de lo convenido, donde se establece que el 15 por ciento de los ingresos brutos de la hidroeléctrica será para el desarrollo de actividades agrícolas, pecuarias, forestales, artesanales y formación de personal dentro de la Comarca.

El delegado indígena Vicente Saldaña dijo a Prensa Latina que el Congreso creó una comisión de 10 de sus miembros, que él integra, para negociar un nuevo acuerdo con el Gobierno, lo que abriría nuevamente las puertas al diálogo reiterado por las autoridades después del rechazo del anterior.

Según Saldaña, los presentes impugnaron el documento, porque consideraron improcedente que fuesen los caciques y no el Congreso, quienes llevaran las conversaciones y lo rubricaran, pero negó que los delegados se pronunciaran contra el PHBB.


Descarga la aplicación

en google play en google play