Escúchenos en línea

Panameños preocupados por severa crisis en Zona Libre de Colón

Ciudad Panamá. Por Osvaldo Rodríguez Martínez/PL | 28 de Septiembre de 2016 a las 09:26

La segunda zona franca más grande del mundo, ubicada en la caribeña Colón, en el norte panameño, navega en las tormentosas aguas de la oferta y demanda, mientras el naufragio casi apunta como el único destino.

Emerger bajo un nuevo concepto, alejado de la bodega que importa y reexporta mercancías únicamente, podría ser el salvavidas para detener la caída que avanza en su cuarto año, sin un aliento optimista, pues enero-agosto de 2016 arrojó 11 por ciento menos en los resultados económicos con relación a igual período de 2015.

'Mi deseo sería ver que las cifras de 2016 nos reflejara tablas (en reexportación) con 2015, lo que indicaría que tocamos fondo y que los usuarios se están acomodando a la nueva realidad', explicó a la prensa Surse Pierpoint, gerente de la Zona Libre de Colón (ZLC).

Al margen de que entre los años 2012 y 2015 el comercio con los mercados colombiano y venezolano se redujo en un 22,4 y 56,4 por ciento, respectivamente, ambos se mantienen como socios fundamentales para las cerca de mil 500 empresas que en el enclave se dedican a la compra y venta de mercancías.

Los empresarios culpan a ambos países de ser responsables de su crisis, aunque en parte tienen razón, porque medidas arancelarias aplicadas por Colombia y consideradas violatorias por la Organización Mundial de Comercio (OMC), dieron al traste con la floreciente venta de textiles y calzados.

Después de fallos y apelaciones, la propia desregularización del mercado mundial propugnada por la escuela neoliberal y la débil intervención del estado panameño, a juicio de empresarios locales, no lograron resolver hasta el momento la controversia que se mantiene vigente.

No obstante, ese mercado sigue liderando las ventas, y sin contar el comercio interno con Panamá que ocupa el segundo puesto, Venezuela es el tercer socio, antecedido de Costa Rica.

Con Venezuela, en cambio, la falta de divisas, unido a la utilización inescrupulosa de la Zona para extraer moneda dura al país sureño mediante facturación falsa, provocó el estancamiento de una deuda que se fija actualmente en 41 millones de dólares.

El balance de las causas cambia de orden según el analista, pero todos coinciden en que la contracción del comercio mundial, el cambio de la política china al priorizar su mercado interno y la desaceleración de las principales economías latinoamericanas, están entre las principales en lo externo.

A lo interno, los usuarios responsabilizan a los altos costos y tasas para mantener sus operaciones en la ZLC, de lo cual responsabilizan al Estado, en tanto propietario del área, aunque hace poco tiempo el Gobierno redujo el monto, aún a costa de sacrificar en 27 millones el ingreso al erario público.

Pero hay más, recientemente una sanción extraterritorial de Estados Unidos a varias empresas panameñas y sus accionistas, dieron al traste con entidades de Colón y lanzaron a la calle a sus empleados, mientras para otros peligra su estabilidad laboral y podrían sumarse a los casi 10 mil desempleados creados por la crisis del lugar.

Desde la Asociación de Usuarios (AU) de la ZLC se levantan voces que reclaman nuevas reducciones de costos y no falta quien pida cambios en la forma de administración del área, con propuestas que se acercan a la privatización, aunque niegan que sea ese el concepto.

Quienes defienden el libre mercado y empresa, parecen ahora entrampados en la encrucijada que creó la filosofía de 'Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même' (dejen hacer, dejen pasar, el mundo va solo), puesta de moda siglo XVIII, contra el intervencionismo del gobierno.

Las reformas impulsadas y supervisadas en la década del 70 por economistas de la llamada 'Escuela de Chicago', o los 'Chicago Boys', se basaron en 'libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos a la producción, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos'.

El fracaso no admitido aún tácitamente por el neoliberalismo, comienza a abrir tímidos pasos a la abandonada teoría keynesiana, propuesta por el británico John Maynard Keynes, plasmada en su obra Teoría general del empleo, el interés y el dinero, publicada en 1936 como respuesta a la Gran Depresión de 1929.

Desde algunos centros de pensamiento se escuchan criterios de que está en crisis el modelo neoliberal impuesto tras la invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989: ¿habrá un Plan B?


Descarga la aplicación

en google play en google play