Escúchenos en línea

Alba Petróleos El Salvador, más que combustible significa esperanza

San Salvador. Por Odalys Troya Flores*/PL | 28 de Septiembre de 2016 a las 09:48

El vicepresidente de Alba Petróleos El Salvador, Jaime Recinos, aseguró que esa empresa más que combustibles y lubricantes significa esperanza.

En entrevista con Prensa latina recordó que se creó hace 10 años con una visión de dos líderes históricos: Schafik Hándal y Hugo Chávez, quienes en una reunión conversaron sobre los beneficios de Petrocaribe, pero en aquel momento era imposible que, con el gobierno de entonces, pudiera concretarse un acuerdo en ese sentido.

Sin embargo, con la visión de los dos líderes y varios alcaldes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) decidimos hacer una asociación de gobiernos locales, cuyo objetivo era y sigue siendo la finalidad social de las ganancias, explicó.

Fue así como nació para traer a la población y al país una nueva forma de hacer empresas, y surgió como una empresa de economía mixta con una participación accionaria del 60 por ciento de PDV Caribe y 40 por ciento de Enepasa.

Recordó que al principio tuvieron muchos tropiezos y un retardo en los trámites para constituirse como asociación, ya que en ese momento la contraloría nacional, que en El Salvador es la Corte de Cuentas, no aceptaba que hubiera una asociación entre alcaldía y una empresa privada.

Todo estaba en contra de la asociación porque también para entonces los empresarios distribuidores de combustibles no querían que entrara otra empresa que les hiciera competencia, que entonces calificaban de desleal, comentó.

Los trámites se pusieron difíciles no solo en la parte administrativa, sino también en la parte ambiental, pues no querían dar los permisos para la construcción de la planta de almacenamiento, ni para la distribución y comercialización, añadió Recinos, presidente de Enepasa.

Pero luego demostramos que constitucionalmente y con leyes secundarias como el Código Municipal, teníamos la razón, por lo que nació ALBA Petróleos, con dificultades, pero muy robusta y con toda la legalidad local, puntualizó.

Aseguró que son muchas las diferencias entre ALBA Petróleos y las demás empresas comercializadoras de combustibles en el país.

En primer lugar, es la única que tiene la calidad 360 grados, un slogan con el que identifican el control total desde la extracción, en Venezuela; su proceso de refinación hasta la llegada, almacenamiento y distribución final de los combustibles al usuario, recalcó.

Pero, además, precisó, de cada galón de diésel vendido al menos cuatro centavos se utilizan para el bienestar social al apoyar proyectos de salud, educación, deporte, prevención de la violencia, entre otros.

Esto, no sin antes haber pagado los tributos correspondientes a los gobiernos locales y al Ministerio de Hacienda, aclaró.

Esta empresa nace con finalidad social, no como el resto que tiene una responsabilidad social. Consideramos que somos una empresa de bien que puede hacer tratos con personas que tienen poco o mucho, enfatizó.

Acerca de los beneficios que brinda a la población, explicó que primero crearon alguna infraestructura deportiva en las comunidades, y luego se fue fortaleciendo hasta llegar a invertir más de 15 millones de dólares en reparaciones de escuelas y donaciones de equipos a los hospitales, como ambulancias, entre otros.

También ALBA Petróleos apoya la agricultura y ha reactivado más de cien mil manzanas, lo que ha permitió a El Salvador no depender más de otros países en la adquisición de alimentos como los granos básicos y otros productos del agro. Asimismo, apoya la pesca y programas de gobierno.

Destacó el apoyo al programa Una niña, un niño, una computadora, a través de la entrega de estos equipos a los estudiantes, medios que son ensamblados en una nueva fábrica en El Salvador.

Detalló que se les entrega al Ministerio de Educación con softwares instructivos, culturales y educativos.

También ALBA Petróleos El Salvador ha apoyado el proceso de alfabetización que impulsa el gobierno y con más de tres mil 700 becas a jóvenes que no tenían condiciones económicas para continuar estudios.

Todo esto atraviesa el eje social de prevención de la violencia y al mismo tiempo busca generar valores, fortalecer principios, fomentar la solidaridad, la complementariedad.

Ello implica que ALBA más que una empresa distribuidora de derivados del petróleo, contribuya a la construcción de una nueva sociedad en El Salvador.

En cuanto a la distribución de combustibles, recordó que favoreció que el precio del galón de gasolinas o diésel bajara y que empresarios a punto de quebrar se integraran al proyecto y salieran de su crisis.

Ahora tenemos 54 estaciones, 10 son propias y 44 son abanderadas -de otros empresarios-, que no solo distribuyen gasolinas y diésel, sino también lubricantes de alta calidad.

Alba Petróleos cuenta con una planta de almacenamiento en el puerto de Acajutla, denominada Schafik Hándal, de las más modernas de Centroamérica, que cumple con todos los estándares internacionales.

Subrayó que la baja de los precios del petróleo les ha generado pérdidas, sobre todo en el último año, pero aun así la empresa ha honrado el pago de los tributos y sigue ayudando a las comunidades.

'Nuestras proyecciones son seguir avanzando hasta que la ley lo permita, porque ALBA Petróleos ha llegado para quedarse, aún con las vicisitudes del hermano pueblo de Venezuela y las propias de El Salvador', dijo.

Enfatizó como alcalde de Cuscatancingo y presidente de Enepasa su gratitud al pueblo y al gobierno de Venezuela porque, más que combustible, les ha dado esperanzas, apoyo y amor a los salvadoreños.

*Corresponsal Jefa de Prensa Latina en El Salvador.


Descarga la aplicación

en google play en google play