Escúchenos en línea

En tiempos de crisis los muertos ayudan a los pobres a ganar algún dinero

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 2 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Los cementerios de las principales ciudades de Honduras se han visto muy visitados de familiares que han acudido a honrar a sus muertos, de quienes muchos pobres echan mano para ganar algún dinero en tiempos de crisis. Niños, hombres y mujeres ofrecen en los cementerios sus servicios para limpiar el monte que cubre una tumba, reparar las que tienen rota una pared por las que se puede ver el ataúd del difunto, pintar las que están dañadas por el sol y la lluvia; adornarlas con flores o construir una cruz de madera o metal. Algunos de esas personas son una especie de artistas anónimos por el buen acabado de sus servicios, que van desde albañilería, pintura, carpintería y jardinería, entre otros. En las afueras de los cementerios de Tegucigalpa, decenas de mujeres y niños, algunos de ellos familias que llegaron desde el interior del país, se apostaron con centenares de flores naturales, mientras que otros hacen el negocio con artificiales "porque duran muchos años", como dijo a Acan-Efe un vendedor ambulante. "Nosotros venimos de Lepaterique y estamos aquí desde el miércoles en la tarde", indicó a Acan-Efe Josefina Osorio, una vendedora de "cartuchos, girasoles, margaritas y velo de ángel", entre otras flores naturales ordenadas sobre musgos en una acera de una calle muy transitada cercana al Cementerio General. Osorio dijo que "la venta de ayer fue muy poca", pero que hoy "parece que estará mejor porque viene más gente al cementerio". De las flores artificiales que son la competencia cercana a su puesto de ventas, comentó sonriendo "que ninguna será tan bonita como las flores de verdad" (naturales). En los portones de entrada a los camposantos también abundan hombres provistos de palas, azadones, rastrillos, carretas de mano, materiales como arena y cemento y para trabajos más acabados. En el viejo Cementerio General la vigilancia amaneció hoy al frente de un policía de la Secretaría de Seguridad, quien indicó que su turno "inició a las seis de la mañana" (12.00 GMT) para "evitar que los delincuentes asalten a los que vienen a coronar a sus difuntos". En varias regiones de Honduras los cementerios son nuevos, porque el que había fue arrastrado parcial o totalmente por las torrenciales lluvias que causó el mortífero huracán Mitch, a finales de 1998, que dejó un saldo global de unos 5.657 muertos y pérdidas económicas por unos 5.000 millones de dólares. Muchos hondureños de arraigadas tradiciones, se trasladaron desde ayer a sus lugares de origen para colocar hoy un arreglo floral en la tumba de un familiar muy cercano. Por lo general, a los empleados del sector público se les concede asueto durante la tarde de hoy para que puedan visitar los cementerios donde cada años son más personas las que con su trabajo ganan algún dinero a costa de los muertos.

Descarga la aplicación

en google play en google play