Escúchenos en línea

Empresas eléctricas salvadoreñas respaldan la prohibición de exportar chatarra

Agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 10 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Las distribuidoras de energía eléctrica expresan el sábado su apoyo a un decreto que prohíbe exportar desechos de hierro y otros metales por el constante hurto de estos materiales, mientras las empresas afectadas piden que sea vetado. La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó hace dos semanas el decreto "Restricción y prohibición de la exportación de desperdicios y desechos ferrosos y no ferrosos", pero para entrar en vigor debe ser sancionado por el presidente de la república, Elías Antonio Saca. Las cinco empresas que distribuyen la energía eléctrica en el país -Del Sur, CLESA, CAESS, EEO y DEUSEM- dicen, en un comunicado publicado en espacios pagados en la prensa local, que el hurto de cobre y materiales ferrosos de la red eléctrica les obliga a "reemplazar continuamente los materiales hurtados". Afirman que esos actos de delincuencia afectan también a la población a la que prestan sus servicios, ya que las redes del sistema eléctrico se ven debilitadas cuando se sustraen elementos necesarios para su buen funcionamiento. Señalan que el hurto de conductores de cobre representa un peligro para la seguridad, tanto para quienes llevan a cabo el hurto como para viviendas y peatones cercanos a la red afectada, ya que pueden producirse cortocircuitos o incendios. Por su parte, el Gremio Salvadoreño de Recicladores ha pedido a Saca, mediante espacios pagados en los diarios y en una campaña radial, que vete el decreto porque la medida afectaría a más de 60.000 personas que trabajan en el sector y a decenas de empresas. Según estos empresarios, la normativa "no constituye una herramienta para combatir el robo y hurto de cables de cobre del tendido público de electricidad ni de las piezas de acero del sistema de alcantarillas y acueductos". Numerosas calles de San Salvador y otras ciudades del país presentan frecuentemente los huecos donde van colocadas las tapaderas de acero del sistema de alcantarillado, con peligro para los automovilistas, que deben hacer maniobras para no caer en ellos. Según la gremial de las empresas que reciclan chatarra la ley, en cuanto a los hurtos, "generará un efecto contrario, ya que obvia los controles debidos y estimula el contrabando". Sostiene que el sector de la industria metalúrgica "utilizó como pretexto el robo de cables y piezas de acero para abusar de la buena fe de funcionarios de la Asamblea Legislativa y del Ministerio de Economía para promover y aprobar en tiempo récord un decreto sin consultar a los afectados".

Descarga la aplicación

en google play en google play