Escúchenos en línea

Volcán costarricense Turrialba amanece con densa columna de ceniza

San José. Agencia PL. | 5 de Enero de 2017 a las 10:58

El volcán Turrialba amaneció este jueves con una densa columna de ceniza, gases y vapor de agua producto de constantes erupciones que afectan el Valle Central, donde reside el 60 por ciento de los 4,8 millones de costarricenses.

El informe matutino del Observatorio Vulcanológico y Sismológico (Ovsicori) señala que las emanaciones de ceniza y gases se mantienen y agrega que la dirección del viento es hacia el suroeste, de acuerdo con el Instituto Meteorológico Nacional.

'Los reportes de caída de ceniza abundante se generan desde varios sectores del Valle Central. Es importante tomar las debidas precauciones y utilizar protección, en especial aquellas personas aquejadas por males respiratorios', apunta la entidad, perteneciente a la Universidad Nacional de Costa Rica.

Desde este lunes, el Turrialba -ubicado en la vecina provincia de Cartago- inició un nuevo ciclo de fuertes erupciones, comportamiento característico de este coloso de períodos de constantes exhalaciones seguidos de lapsos de calma y así sucesivamente.

El Ovsicori refiere que las columnas del cerro varían su altura entre 500 y mil metros, mientras el tremor volcánico persiste con una amplitud media y algunos picos de emanación de plumas cargadas mayormente de ceniza. Debido a ello, varias aerolíneas internacionales cancelaron este miércoles sus vuelos hacia y desde el aeropuerto internacional Juan Santamaría, en la vecina provincia de Alajuela, que se mantiene operativo pese a la ceniza del volcán.

El director de Aviación Civil Enio Cubillo señaló a la prensa que la caída de ceniza es un evento de fuerza mayor, por lo que las aerolíneas quedan liberadas para suspender o no sus vuelos, así como de responsabilidad si los cancelan, aunque podrían llegar a acuerdos con los pasajeros afectados.

Aunque el aeropuerto está abierto, el funcionario no descartó posibles cierres debido a las emanaciones del Turrialba, cuya ceniza -por la dirección del viento- cae en esa zona de Alajuela y otras como Heredia y San José.

Cubillo reiteró que la caída de ceniza constituye un obstáculo para algunas aerolíneas, las cuales deciden por esa causa no aterrizar o despegar desde esa terminal.

Las emanaciones del Turrialba, de tres mil 340 metros de altura -el segundo del país después del Irazú, de tres mil 432 metros de altura-, afectan generalmente el Valle Central, asiento de la Gran Área Metropolina, donde reside el 60 por ciento de los 4,8 millones de costarricenses.

La Comisión Nacional de Emergencias advirtió que persiste la alerta amarilla para las personas que visitan los alrededores del Turrialba, la cual establece respetar el anillo de seguridad de dos kilómetros desde el cráter.

El Ovsicori, por su parte, explicó que tremor volcánico es la señal sísmica caracterizada por presentar un registro en los sismógrafos de una forma de onda sostenida en el tiempo, cuya amplitud y frecuencia puede ser variable, pero acotada.

Su origen, prosigue, es debido a vibraciones en el interior de los volcanes producidas por el paso de fluidos (gases, agua o magma) por grietas y conductos en su interior o variaciones rápidas de la presión interna.

Arenal, Irazú, Poás, Rincón de la Vieja y Turrialba son los cinco volcanes activos de los 112 existentes en Costa Rica.

Tras más de 130 años pasivo, el Turrialba despertó en 2007 y desde el 5 de enero de 2010 presenta erupciones de consideración, como las de octubre de 2014 y la del 12 de marzo de 2015 y septiembre pasado que obligaron a suspender el tráfico aéreo en esta capital.

El Salvador se encuentra en una región de intensa actividad sísmica, generada por el proceso de subducción de la placa de Cocos bajo la del Caribe y por la activación de las fallas geológicas, tanto locales como de los países vecinos Guatemala y Honduras.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play