Escúchenos en línea

Dedican puente a cuatro jóvenes hondureños asesinados por Policía

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 12 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La Alcaldía de Tegucigalpa inauguró el lunes un puente en memoria de cuatro jóvenes hondureños asesinados por la Policía en 1995, homenaje con el cual se cumple una condena judicial contra el Estado de Honduras por ese crimen. El puente a desnivel "Cuatro puntos cardinales" fue inaugurado por el alcalde Ricardo Álvarez en un acto al que también asistieron familiares de las víctimas, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, y diversas autoridades. La obra, al costado oeste del Estadio Nacional, fue dedicada a los cuatro jóvenes para cumplir un mandato de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), explicaron Álvarez y Custodio en sus discursos. El alcalde expresó su "sentimiento solidario" a las "cuatro familias que perdieron a sus parientes por hechos que deseamos que no se repitan nunca en la historia de nuestra Honduras". Custodio calificó de "gesto de paz" la dedicatoria del puente a los jóvenes y exhortó a que "cada vez que crucemos por acá debemos recordar que ellos fueron víctimas de algo por lo cual nadie más debe sufrir ni torturas ni ejecución extrajudicial en el futuro". El puente a desnivel fue construido a un coste de casi un millón de dólares, con fondos municipales, y permitirá desahogar el tráfico de vehículos en un sector céntrico de la capital hondureña. La CIDH, con sede en Costa Rica, condenó a Honduras el 21 de septiembre de 2006 por el asesinato a mediados de septiembre de 1995 de Marco Antonio Servellón García (16 años), Rony Alexis Betancourt (17), Diómedes Obed García (19 años) y Orlando Álvarez Ríos (32). Servellón, Betancourt y Álvarez fueron detenidos el 15 de septiembre de 1995 en una operación policial afuera del Estadio Nacional durante la celebración de la independencia de Honduras y fueron encarcelados, mientras que García lo fue al día siguiente. Los jóvenes fueron detenidos porque supuestamente eran miembros de pandillas y protagonizaron desórdenes para interrumpir los desfiles del 15 de septiembre. Los cuatro cadáveres aparecieron con señales de tortura el 17 de septiembre de 1995 en cuatro sitios de Tegucigalpa, por lo que el caso fue bautizado como "El asesinato de los cuatro puntos cardinales", de donde se deriva el nombre del puente inaugurado hoy. El Estado hondureño fue demandado por este caso en 2005 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por las organizaciones no gubernamentales Casa Alianza y Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL). La CIDH condenó a Honduras a pagar indemnización, por distintos montos, y pedir perdón a los familiares de las víctimas, construir una obra en su memoria e investigar, juzgar y sancionar a los autores intelectuales y materiales de sus muertes. El 18 de abril pasado, el entonces ministro de Gobernación y Justicia (Interior), Jorge Arturo Reina, ahora embajador de Honduras en las Naciones Unidas, pidió perdón en nombre del Estado a los familiares de los cuatro asesinados. La CIDH condenó al Estado hondureño en 1988 por la desaparición de dos dirigentes populares y en 2003 por el asesinato de un hondureño ex colaborador de la guerrilla salvadoreña.

Descarga la aplicación

en google play en google play