Escúchenos en línea

Barcos extranjeros siguen cortando aletas a tiburones en Costa Rica

Agencia ACAN–EFE. Desde San José. | 12 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Un grupo ambientalista de Costa Rica denunció el lunes que barcos pesqueros de bandera internacional siguen descargando en muelles privados algo que está prohibido en el país, lo que facilita la práctica ilegal del "aleteo" de los tiburones. El Programa Restauración de las Tortugas Marinas (Pretoma) indicó en un comunicado que en los primeros diez meses del año, 79 barcos de bandera internacional descargaron más de 2.400 toneladas de productos de tiburón en los muelles privados de Puntarenas (Pacífico costarricense). "Es una actividad ilegal que facilita el aleteo y promueve la sobre pesca y el agotamiento de valiosos recursos pesqueros. La mayoría de estas embarcaciones utilizan banderas de conveniencia otorgadas por Belice, aunque provienen de Asia", afirmó la organización. Agregó que algunos barcos provienen de países como Taiwán, Indonesia, El Salvador, Camboya, Panamá, China y Guatemala. Esta denuncia coincide con el inicio hoy del IV Foro Mundial de Pecadores que se realizará en Puntarenas hasta el día 15, y en el que se tratarán temas relacionados con el manejo sostenible del recurso marino y la protección del medioambiente. En enero del 2006, la Sala Constitucional ordenó al Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), al Ministerio de Obras Públicas (MOPT) y a la Dirección de Aduanas impedir el uso de muelles privados donde no existe infraestructura pública. "No obstante, las autoridades recurridas continúan en desacato, y permiten el uso ilegal de los muelles privados en Puntarenas, para no interrumpir este millonario, pero nefasto, negocio", aseguró Pretoma. Las leyes costarricenses prohíben la práctica del "aleteo" del tiburón, la cual consiste en pescar al escualo, cortarle las aletas y luego deshacerse del resto del cuerpo. En los muelles los pescadores sólo pueden descargar aletas que vengan adheridas naturalmente al tiburón. Las aletas de tiburón son vendidas a altos precios, principalmente en países asiáticos donde son consideradas un platillo exótico y les atribuyen propiedades curativas para diversas enfermedades. Pretoma destacó que el Ministerio de Ambiente y el de Relaciones Exteriores "trabajan arduamente para la protección de tiburones en el ámbito internacional", pero lamentó que el Incopesca, Aduanas y el MOPT, "violan nuestras leyes aduaneras e ignoran el mandato de la Sala Constitucional todos los días". La organización ambientalista hizo un llamado para que las autoridades extremen la vigilancia en los muelles privados para evitar el "aleteo" y garantizar un uso sostenible de los recursos marinos del país. Además, piden que el gobierno construya infraestructura pública en esos muelles para que vigile de cerca sus actividades, así como recopilar datos científicos precisos para establecer estrategias de manejo del recurso. Actualmente, se considera que 110 especies de tiburón están amenazadas, mientras las poblaciones globales del escualo han disminuido un 90 por ciento durante los últimos 50 años, según datos de organizaciones ecologistas internacionales.

Descarga la aplicación

en google play en google play