Escúchenos en línea

Tribunal condena a 300 años de cárcel a pandilleros de Honduras

Tegucigalpa. latribuna.hn | 11 de Enero de 2017 a las 12:02

La Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida de Honduras en juicio oral y público logró este martes que un tribunal sentenciara a más de 300 años de cárcel a tres miembros de la pandilla 18 que asesinaron a siete personas.

Este lamentable hecho ocurrió el 9 de agosto del 2014, en la cantina “La Puerta Negra”, de la colonia Las Torres, en Comayagüela, donde murieron dos hermanos menores edad.

Los pandilleros condenados a más de tres siglos de cárcel son Jesús Armando Chévez Cruz (23), alias “Chuy”; Héctor Manuel Pineda Ávila (23), alias “Calavera”; y Bryan Leonel Ordóñez Centeno (22), alias “Bellaco”, quienes fueron acusados por la Fiscalía por los delitos de asesinato de siete personas, cuatro tentativas de asesinato, robo de vehículo, asociación ilícita y posesión ilegal de armas de fuego de uso prohibido.

Según el expediente investigativo, aproximadamente a las 5:30 de la tarde del sábado 9 de agosto de 2014, “Chuy”, “Calavera” y “Bellaco”, a bordo de una camioneta, sin mediar palabra abrieron fuego, en un inicio en contra de dos menores de edad, ambos hermanos.

Según un testigo protegido, los criminales ultimaron a los niños mientras estaban sentados en una acera, donde uno de ellos sostenía un teléfono celular, por lo cual los pandilleros creyeron que eran banderas de la Mara Salvatrucha (MS-13). Luego entraron al expendio de aguardiente “La Puerta Negra”, donde dispararon contra cinco adultos que en departían.

La investigación logró establecer que dentro de las víctimas de la cantina se encontraba un vigilante, un albañil y un vendedor de agua, entre otros, por lo cual ninguno de ellos era miembro de la “MS-13”, señala el informe de la Fiscalía.

En la escena del crimen se levantaron 36 casquillos de fusil AK-47, mismos que fueron comparados con unas armas encontradas en la colonia Rivera de la Vega, las que estaban dentro de unos sacos, los que luego de ser analizados en el laboratorio de balística dieron positivo al encontrarse las huellas digitales de los pandilleros.

Otro de los testigos protegido manifestó que antes de perpetrar los asesinatos, los hechores gritaron: “Se les acabó la fiesta mierdas, hijos de….” y dentro del bar habían aproximadamente 15 personas, donde 10 se salvaron de morir de milagro, entre ellas la dueña del expendio, pero meses después fue asesinada en la aldea de Mateo, a donde se había ido a vivir, supuestamente para evitar ser eliminada.


Descarga la aplicación

en google play en google play