Escúchenos en línea

Salvadoreños recuerdan el terremoto de 2001

San Salvador. Agencia PL. | 13 de Enero de 2017 a las 10:34

Muchos salvadoreños recuerdan este viernes a las víctimas del terremoto del 13 de enero de 2001 que dejó alrededor de 700 muertos solo en el sector de Las Colinas en Santa Tecla, colindante con esta capital.

El 13 de enero de 2001, un sismo de magnitud 7,7 sacudió buena parte del país a las 11:33 hora local con una duración de 45 segundos.

Fue el más fuerte que ha azotado a este territorio después del ocurrido el 10 de octubre de 1986, según los expertos, y su epicentro se localizó en el océano Pacífico, a 100 kilómetros de la ciudad de San Miguel, unos 138 kilómetros de esta capital, con una profundidad aproximadamente de 39 kilómetros.

El mayor impacto fue en Las Colinas, en la vecina ciudad de Santa Tecla, donde un alud de 150 mil metros cúbicos de tierra se desprendió de la cordillera del Bálsamo.

Unas 200 viviendas quedaron bajo tierra y en ellas muchos de sus habitantes, también resultó muy afectada la carretera Panamericana, la principal vía de comunicación entre el oriente y occidente del país.

Según cifras oficiales, el movimiento telúrico provocó 944 muertes, 193 soterrados, 125 desaparecidos, cinco mil 565 heridos, y más de un millón de damnificados.

Cerca de 278 mil viviendas fueron afectadas de ellas, 688 quedaron bajo tierra; mil 385 escuelas fueron dañadas, 109 destruidas por completo; 94 hospitales también se resintieron y mil 155 edificios públicos sufrieron algún impacto.

El pasado domingo, el vicepresidente del país, Oscar Ortiz, encabezó una misa en memoria de las víctimas del terremoto de 2001 que asoló Las Colinas, en Santa Tecla, oficiada por el obispo auxiliar de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez.

Asistieron familiares de las víctimas, diputados de la Asamblea Legislativa y autoridades del gobierno.

Ortiz recordó que cuando ocurrió el terremoto del 13 de enero de 2001, él fungía como alcalde de Santa Tecla y desde entonces ha acompañado a las familias afectadas y juntos trabajaron duro para poder levantar la zona.

Este triste fenómeno dio oportunidad a lamentables a hechos de corrupción como el inconcluso caso del expresidente Francisco Flores (1999-2004), acusado por peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia.

Esos delitos le fueron imputados luego de una investigación por 10 millones de dólares donados por Taiwán a las víctimas del terremoto de enero y el del 13 de febrero de ese mismo año, durante el mandato de Flores, y que nunca llegaron a las arcas del Estado.

Flores admitió el 7 de enero de 2014, ante una comisión especial de la Asamblea Legislativa, gestionar y recibir a su nombre ese dinero que tampoco llegó a los destinatarios, pero parte de él sí a una cuenta de su partido Alianza Republicana Nacionalista.


Descarga la aplicación

en google play en google play