Escúchenos en línea

Sigue fuera de Guatemala juez que denunció a magistrada

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 13 de Enero de 2017 a las 10:55

El juez que denunció a la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Blanca Stalling por presionarlo, Carlos Ruano, buscó refugio con su familia y actualmente permanece oculto fuera de Guatemala.

En declaraciones a Canal Antigua, vía Skype, el jurista dijo que tomó esa determinación después de escuchar ciertas sugerencias y ser advertido de que su vida corría peligro en este país.

Reconoció que en ocasiones anteriores tuvo bajo su cargo varios casos penales de alto impacto, más insistió en que el IGSS-Pisa es bien complejo por cuanto en este están involucradas numerosas personas y algunas de ellas con poder.

El hijo de la magistrada Otto Fernando Molina Stalling es uno de los sindicados por defraudar al Instituto Guatemalteco del Seguro Social (IGSS) en favor de la farmacéutica Pisa S.A, por lo cual Stalling invitó a Ruano a una reunión para instarlo a revisar el expediente y a buscar una medida sustitutiva para su primogénito.

Según el Ministerio Público (MP), el 21 de julio del 2014 el IGSS inició el evento 3381625 para la contratación de los servicios de diálisis peritoneal para sus pacientes y este fue asignado a esa droguería el 2 de octubre de 2014.

Molina Stalling, quien fungía como asesor del IGSS, se comprometió con directivos de Pisa S.A. a lograr que la adjudicación del contrato se aprobara a su favor a cambio de una cuantiosa suma y por ello está en prisión preventiva.

'Las decisiones difíciles siempre implican riesgos. Voy con la plena seguridad de que hice lo correcto', publicó Ruano en su cuenta en Facebook, junto a una foto desde el Aeropuerto Internacional La Aurora.

Con posterioridad, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) confirmó la salida del juez, que provocó múltiples comentarios encontrados entre consultores políticos y analistas en este país, entrevistados en espacios televisivos y radiales guatemaltecos.

La mayoría de estos dejaron entrever sus recelos en torno a la partida de Ruano, la cual calificaron de abrupta e inexplicable si se considera que muchas veces el juez pudo haber temido más por su vida y por la de su familia debido a su actuación en debates jurídicos escabrosos.

Incluso, algunos recordaron que tras la conversación con Stalling -que Ruano grabó y presentó como evidencia a la Cicig y al MP-, este pidió autorización para salirse del juicio contra el hijo de la magistrada.

Mientras, decenas de organizaciones sociales insisten en que la funcionaria abandone su puesto en la CSJ y esta persiste en su posición de continuar en sus funciones, hasta tanto se defina en torno a la solicitud de retirarle la inmunidad para ser sometida a investigación.


Descarga la aplicación

en google play en google play