Escúchenos en línea

Partido político guatemalteco condena represión contra los pueblos indígenas

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 23 de Enero de 2017 a las 11:04

El Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) condenó este lunes la represión violenta contra la población de Ixquisis y otras de San Mateo Ixtatán, departamento occidental de Huehuetenango, y la muerte de dos comunitarios en protestas contra proyectos extractivos.

La organización comunista calificó de repudiables los actos de sangre contra quienes luchan por la defensa de su territorio, la naturaleza, la paz y el derecho a la libre determinación que les corresponde; y criticó 'el silencio cómplice que ante estos hechos mantiene la mayoría de medios de comunicación privados, así como algunas organizaciones llamadas a vigilar la observancia de los Derechos Humanos en el país'.

'Repudiamos al capital organizado en el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), que pretende imponer sus intereses a costa de la sangre de nuestros defensores y defensoras de la vida y justifica los hechos terroristas que enlutan nuevamente a nuestros pueblos', señaló.

El PGT aseveró que dos décadas después de los Acuerdos de Paz (1996), Guatemala vive una agudización de la violencia criminal y política relacionada con el incumplimiento de estos y el despliegue del capitalismo neoliberal.

'La paz solo ha sido aprovechada por la gran empresa y el Estado a su servicio para privatizar los bienes y recursos públicos y comunes, favorecer el desarrollo privado de una matriz minero-energética, los monocultivos, los megaproyectos, la desregulación económica y la flexibilización laboral', opinó.

Según la agrupación, los principales proyectos hidroeléctricos y mineros, asentados en territorios indígenas y mestizos con altos índices de pobreza y exclusión social, son objeto de oposición debido a que consuman el expolio y son un atentado contra la vida y paz social.

Define que esta resistencia es legítima y que se libra ante la impunidad con la cual las empresas imponen tales proyectos, así como contra la violencia con la que la Policía Nacional Civil y el Ejército -en complicidad con órganos paramilitares de las empresas- reprimen a comunidades y organizaciones.

El PGT alude al asesinato de los comunitarios Sebastián Alonzo (18 de enero) y de Laura Vásquez (16 de enero), lideresa de la Resistencia Pacífica contra la Minería en Mataquescuintla, Jalapa, y considera que estos crímenes forman parte de una política de criminalización contra la protesta social.

Frente a esa realidad llama a todos los sectores populares, revolucionarios y democrático-progresistas a denunciarlos y solidarizarse con los pueblos y organizaciones en lucha y resistencia.

También insta a redoblar las luchas por las demandas propias, vinculándolas a la lucha general contra el capitalismo neoliberal y el Estado a su servicio.


Descarga la aplicación

en google play en google play