Escúchenos en línea

Gobierno hondureño inicia diálogo con maestros

Por Freddy Cuevas, Associated Press (AP). Desde Tegucigalpa | 2 de Agosto de 2006 a las 00:00
El gobierno comenzó a dialogar el miércoles con los dirigentes de miles de maestros públicos que desde hace dos días protestan en las calles de la capital de Honduras en demanda de mejoras salariales. El presidente Manuel Zelaya designó una comisión especial con amplias facultades para hablar con los huelguistas y lograr un acuerdo a corto plazo. El grupo lo encabeza la ex presidenta del Colegio Médico Elsa Palau. Además, es integrado por la procuradora general, Rosa Galo, y dos dirigentes obreros, uno izquierdista y otro democristiano. Los educadores se manifestaron una hora en las afueras de la Casa Presidencia, donde colocaron mesas y sillas e invitaron a los comisionados a iniciar las pláticas. Los negociadores, que estaban reunidos en las oficinas de Zelaya, salieron del edificio, se sentaron con los huelguistas en el improvisado lugar y decidieron que en las próximas horas adoptarán determinaciones para concluir el paro. Palau dijo en rueda de prensa que "venimos a buscar un arreglo y esperamos lograrlo cuanto antes". El líder de los docentes, Luis Sosa, aseguró a la AP que "se vislumbra una solución al problemas porque el gobierno ya está hablando con nosotros, lo que pedíamos". Zelaya exigía a los protestantes deponer el paro y retornar a las aulas como paso previo para dialogar. Al mediodía, los manifestantes salieron de las instalaciones de la Universidad Pedagógica Nacional, donde pernoctan, y caminaron cinco kilómetros hacia el aeropuerto internacional Toncontín de Tegucigalpa, que intentaron bloquear sin éxito. Decenas de policías antimotines con cascos, lanzagranadas, bastones de hule y escudos metálicos les impidieron el paso al terminal aérea. Ante eso, corearon al unísono: "soldado amigo, la lucha no es contigo". Tras permanecer dos horas en el lugar y crear un caos vehicular, retornaron a la Universidad Pedagógica, al sur de la ciudad. Hace dos semanas, los maestros se introdujeron a Toncontín y durante lo paralizaron por tres horas. Los huelguistas afectaron las operaciones del aeropuerto y numerosos pasajeros tuvieron que caminar hasta tres cuadras en busca de un taxi. Uno de ellos fue el arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Andrés Rodríguez, al que un soldado ayudó a llevarle las maletas al arribar de Europa. El prelado no quiso dar declaraciones a los periodistas. Los docentes llegaron el martes a esta ciudad procedente de las 18 provincias de Honduras para concentrarse por tiempo indefinido. Ellos, que este año han abandonado 29 días sus centros de labores para apoyar protestas callejeras, han dejado sin clases a más de 2,5 millones de niños y adolescentes. Exigen un incremento salarial total para el gremio de 420 millones de dólares anuales. El sueldo promedio de un maestro es de 298 dólares al mes en Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play