Escúchenos en línea

Quieren prohibir porte de armas para reducir criminalidad en El Salvador

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 14 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Políticos y dirigentes de organismos humanitarios recomendaron este miércoles al gobierno que prohíba el porte de armas para reducir la violencia provocada en su mayoría por la delincuencia y pandillas, que deja un saldo diario de casi diez homicidios. "Los homicidios registran una leve disminución. Para bajar el promedio diario, que es todavía alto, se necesita extender la veda de armas a todo el país", declaró a la AFP Nelson Flores, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD). El martes, el Instituto de Medicina Legal (IML) reportó que de enero a setiembre hubo un total de 2.677 homicidios, con lo cual se estableció un promedio de 9,8 muertes por día. Según el balance "Defunciones por homicidios en El Salvador", publicado por el IML, este promedio de muertes ha descendido ligeramente de los 10,7 casos de promedio que se registraban en 2006. "Creo que lo prudente sería eliminar los permisos de portación de armas de fuego, no permitir armas", dijo el director del Instituto de Medicina Legal, Mario Gavidia. El mayor número de víctimas son hombres entre 20 y 24 años por armas de fuego, según el funcionario. "En prevención en el país hace falta mucho por hacer y lo más lamentable es que los jóvenes sigan muriendo. Se requiere que se den pasos más serios y en el corto plazo para sacar de circulación el porte y la venta de armas", comentó por su parte a la AFP el diputado de la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Carlos Castaneda. Según Castaneda, el índice de casi 10 homicidios por día "sigue siendo epidémico", según lo dictan los parámetros de la Organización Mundial de la Salud. El Director del Consejo de Seguridad Pública, Oscar Bonilla, atribuyó la reducción de homicidios a la veda de armas aplicada en los municipios donde los índices de violencia eran alarmantes. "Queda claro que los programas de vedas de armas que con la asesoría del Programa de las Naciones Unidas y el respaldo de las alcaldías hemos impulsado en ciudades de la periferia de la capital y en otros departamentos comenzaron a rendir sus frutos", indicó Bonilla. La violencia provocada por la delincuencia y pandillas se intensificó en El Salvador desde el fin de la guerra civil en 1992, cuando también fueron desmovilizados más de 30.000 efectivos del Ejército y cerca de 8.000 guerrilleros.

Descarga la aplicación

en google play en google play