Escúchenos en línea

Deja el cargo gerente de Hondutel investigado por espionaje

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 15 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El jefe de la empresa telefónica estatal de Honduras, Marcelo Chimirri, se retirará de su cargo en medio de una investigación en su contra por denuncias de espionaje telefónico al presidente Manuel Zelaya. El gobernante anunció el jueves que aceptó una solicitud de "permiso" de Chimirri, gerente por ley de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (HONDUTEL), por el tiempo que necesite para su defensa en el proceso judicial. El permiso será a partir del 1 de diciembre próximo para que Chimirri deje en orden los asuntos de HONDUTEL y buscar otro "gerente provisional", indicó Zelaya a periodistas. Chimirri había anunciado poco antes, en rueda de prensa, que hoy mismo le envió una carta a Zelaya, en la cual "le estoy pidiendo un permiso para ausentarme de mis labores, por 30 días", porque "los últimos acontecimientos me tienen sumamente abrumado". Dos juezas le decretaron el miércoles a Chimirri detención judicial, con medidas sustitutivas de prisión, por 12 delitos de abuso de autoridad y por posesión ilegal de armas. El funcionario, un íntimo amigo de Zelaya, es investigado a raíz de una denuncia que el propio gobernante interpuso el 22 de octubre pasado ante el Ministerio Público por la grabación de al menos 12 conversaciones telefónicas suyas y de funcionarios de su gobierno. Chimirri, quien estuvo prófugo varios días, fue acusado la semana pasada por el Ministerio Público por "violación y revelación de secretos y abuso de autoridad". Fiscales y policías allanaron la lujosa vivienda del funcionario y oficinas de HONDUTEL el viernes anterior en busca de pruebas del espionaje telefónico, con base en indicios y testimonios contra Chimirri, y también hallaron varias armas, según fuentes judiciales. El caso ha sido declarado bajo secreto judicial, pero, según versiones de prensa, Chimirri ordenó a empleados del circuito telefónico oficial 193 grabar las conversaciones y les hizo firmar un pacto de silencio. Zelaya, a pesar de ser el denunciante del espionaje, reiteró hoy sus ataques a las autoridades que ejecutaron los allanamientos, que él considera que fueron un "asalto", e instó a Chimirri a quejarse ante organismos internacionales de derechos humanos. Sin embargo, diversos juristas e incluso funcionarios, como el ministro de Gobernación y Justicia (Interior) y ex fiscal general de Honduras, Edmundo Orellana, han señalado que los allanamientos fueron legales y correctos. Chimirri es pariente de la primera dama hondureña, Xiomara de Zelaya, y el mandatario ha manifestado que colaboró en la campaña que le llevó a ganar la Presidencia en las elecciones de 2005 por el gobernante Partido Liberal. Las declaraciones del gobernante a favor de Chimirri han sido criticadas por varios sectores, que consideran que debe ser ponderado porque el caso ya está en manos de la justicia y, además, se deriva de la denuncia por espionaje telefónico presentada por el propio Zelaya. Las grabaciones de las pláticas de Zelaya y algunos de sus cercanos colaboradores han circulado en internet y medios de prensa en las últimas semanas. En algunas grabaciones varios altos cargos hablan contra rivales políticos y en otra discuten sobre cómo controlar medios de comunicación y periodistas para que favorezcan al gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play