Escúchenos en línea

Militares intercambiarán investigaciones para el combate del VIH-SIDA

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 17 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Los ejércitos y fuerzas policiales de América intercambiarán investigaciones para el combate del VIH-SIDA en sus filas e incorporarán a las familias en la prevención del mal, informó hoy el Programa Conjunto de la ONU contra el Sida (ONUSIDA). Esta misión quedó integrada en el nuevo Plan Estratégico para los años 2008-2009 en la lucha contra el mal, aprobado el viernes pasado al final de la reunión del Comité de Prevención y Control del VIH y SIDA de las Fuerzas Armadas y Policías Nacionales de Latinoamérica y el Caribe (COPRECOS LAC), celebrada en República Dominicana, indica una nota de la oficina regional de ONUSIDA, con sede en Panamá. Los países que integran COPRECOS LAC tienen ahora muy detalladas sus responsabilidades, que serán encaminadas a cubrir cuatro grandes ejes, detalla. Estos son: la atención integral, relacionada con las campañas de prevención, apoyo y tratamiento de las personas (y en su caso, las unidades) afectadas por el VIH y SIDA; la movilización y gestión de recursos que permitirá identificar las necesidades de recursos humanos, técnicos y financieros, para enfrentar la epidemia y elaborar propuestas de financiación. También, la proyección de estilos de vida saludables dentro de las fuerzas militares y finalmente el intercambio para la investigación científica entre los países que lo integran. La nueva Presidencia de COPRECOS LAC quedó en manos de República Dominicana, escogida por votación entre sus miembros. "La situación de la epidemia de VIH y SIDA en las fuerzas armadas de Latinoamérica es casi igual al resto de las poblaciones en sus países, pero los militares se encuentran altamente vulnerables por las características de su profesión y su constante exposición a riesgos (durante conflictos y desastres naturales)", indica ONUSIDA. Otros riesgos que enfrentan los militares son su participación en actividades que conllevan peligro y determinan estrés; debido a su alta movilidad laboral que inician desde corta edad; porque representan una atracción para trabajadoras sexuales y por los mitos e ignorancia, muchas veces, producto de una formación altamente conservadora, agrega. La misión de COPRECOS LAC en Latinoamérica, también ha incorporado, una nueva línea de acción con proyección hacia la comunidad, llegando a las familias de los soldados y el entorno en que viven. Otro componente importante será el seguimiento de los casos en cada país, utilizando como punto de partida, estudios de vigilancia epidemiológica y una investigación previamente realizada, de 2004 al 2007. "Nuestro objetivo es demostrar al mundo cómo las Fuerzas Armadas y policiales de América Latina, son un ejemplo a seguir para las otras naciones del mundo", manifestó el coronel y médico Cirilo José Fernández Abreu, representante de la delegación dominicana. Por su parte, la doctora Andrea Boccardi, asesora regional de ONUSIDA, señaló la importancia del Comité formado por los institutos castrenses y policiales, que se ha convertido en una respuesta no tradicional, diferente a la que presentan las entidades de salud y como un complemento organizado para luchar contra la epidemia. La reunión contó con más de 70 delegados de 19 países y una unidad médica del Comando Sur de Estados Unidos, quienes asistían por primera vez. COPRECOS LAC es una organización que inició en el año 1992 en Perú y que hoy ya está expandida por casi todo el continente, explicó ONUSIDA.

Descarga la aplicación

en google play en google play