Escúchenos en línea

Sindicatos salvadoreños rechazan proyecto pensiones propuesto por patrones

San Salvador. Agencia PL | 2 de Marzo de 2017 a las 09:29

Varios sindicatos rechazaron este jueves una reforma de pensiones que la élite empresarial quiere imponerle a los salvadoreños sin una consulta previa, pues lejos de engrosar los fondos públicos dichas medidas enriquecen a agencias privadas.

El Frente Social y Sindical Salvadoreño denunció las anomalías de las administradoras de fondos de pensiones, que sacan ganancias millonarias de las cuotas mensuales de la clase trabajadora, obrando como usureras.

Tanto las agrupaciones gremiales como economistas imparciales señalan que la propuesta fue concebida para entregar pensiones durante un breve período, dejando luego al jubilado en manos del Estado, con una cuota mínima vitalicia.

'La clase trabajadora condena la macabra propuesta fantasma de la Iniciativa Ciudadana de Pensiones encabezada por el traidor Movimiento Laboral Salvadoreño con la Asociación Nacional de la Empresa Privada', denunció el mencionado frente sindical.

Por ejemplo, el proyecto presentado a la Asamblea Legislativa (Parlamento) prevé que si alguien ha cotizado durante 10 o más años tiene derecho a extraer la cuarta parte de sus aportes, pero a título de préstamo que deberá pagar con más años de trabajo.

Otra crítica a la mencionada iniciativa es su carácter impositivo, sin posibilidad alguna de modificación, amparada por una sólida campaña mediática, y cuyo fin parece ser forzar un veto del Ejecutivo para afectar la imagen del gobierno.

Al respecto, los sindicatos reconocen que urge reformar la ley de pensiones para tener una administración mixta (privada y pública) que garantice una pensión justa y vitalicia para todos, algo imposible con esta iniciativa que de ciudadana solo tiene el nombre.

El candente tema fue tocado ayer en la tercera ronda de diálogo fiscal entre los partidos políticos, y el gobierno ya advirtió que subir las tasas como plantea esta propuesta del sector privado, sería incosteable e inviable.

Al final, los trabajadores cotizarían más, pero ahorrarían menos, pues les descuentan un cinco por ciento para un fondo de reserva que, luego del cobro de seguro y comisión, le deja al cotizante una cifra magra que, con buena salud, se agotaría en un lustro.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play