Escúchenos en línea

Productores panameños regalan tomates en protesta por importaciones

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 2 de Marzo de 2017 a las 13:21

Productores de tomate de la occidental provincia de Chiriquí protagonizaron este jueves una sugéneris protesta al regalar el preciado alimento, en respuesta a las políticas de importación implementadas por el gobierno panameño.

En declaraciones a la prensa, agricultores de la llamada tierras altas aseguraron que su actitud contrasta con 'la de los importadores millonarios que traen y venden los tomates bien caros en los supermercados. Nosotros, como productores humildes, lo regalamos para no dejarlo perder en la mata', dijeron.

Según Edward Espinoza, lo que más afecta a los productores nacionales son las importaciones, pues hasta que no se modifique la ley, tal y como ellos solicitaron a la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos, la introducción de productos extranjeros al país es libre y muy fácil de hacer.

A esto se suma la falta de mercados, de apoyo gubernamental al productor nacional y de políticas que permitan una planificación adecuada de la producción y distribución, lo cual ha generado una crisis en la agricultura a juicio de productores y expertos en la materia.

Espinoza afirmó que pese a la compra del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) de 15 mil libras de tomate, la cifra resulta insuficiente para la cantidad que hay en los campos.

'No vemos que el gobierno implemente medidas que beneficien o protejan al productor nacional, ni que el IMA cumpla con las funciones para lo cual fue creado, al contrario se ha convertido en un competidor, y no en un facilitador de la comercialización del producto nacional', apuntó.

Recordó que mientras el tomate se pierde en los campos, los supermercados los venden a precios muy caros (1,79 dólares por libra), situación que nadie regula porque son los dueños de esas cadenas, quienes imponen las tarifas.

El productor chiricano precisó que el costo de producción por libra de tomate oscila entre 35 y 40 centavos dólar, mientras que el dinero que reciben por la cosecha se va en el pago de los fletes, de ahí que las pérdidas sean millonarias.

Ante esta realidad muchos consumidores lamentaron que el Gobierno no apoye a los agricultores, quienes optan por regalar el tomate para que no se pierda, 'cuando podrían ofrecérselo al pueblo al mismo precio al que se lo venden a los intermediarios, lo cual sería factible para todos y ellos ganarían algo'.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Enrique Carles, explicó que amén de que los dueños de las cadenas de supermercados tienen el derecho a importar lo que deseen, los niveles son ínfimos y no deberían afectar el precio final de los productos.

'Las importaciones actuales, las cuales representan entre el tres y el cuatro por ciento del consumo nacional, no han entrado al Mercado de Abasto, sino a restaurantes y cadenas de supermercados, por lo que deben existir otros factores como una sobreoferta de tomate para la época del año o una distorsión comercial', apuntó.


Descarga la aplicación

en google play en google play