Escúchenos en línea

Empresarios guatemaltecos a la conquista del mercado cafetero en Miami

Miami. elnuevoherald.com | 6 de Marzo de 2017 a las 17:09

Para innovar sobre lo tradicional, como lo es tomarse un buen café, hay que ser un maestro en la materia, como es el caso de Sergio Boppel, quien, junto a su esposa Carolina Jaar de Boppel, fundaron en Miami el emprendimiento “Great Circle Coffee”, con el propósito de brindar al paladar estadounidense la mejor opción en café artesanal, cumpliendo los más altos estándares de catación y aroma, así como de respeto al medio ambiente y amor por un negocio que los hace próspero a ellos y sus proveedores.

En la empresa de esta pareja de Guatemala, ubicada en el 382 NE 56th St. de Little Haití, al sur de la Florida, el aroma del café tostado, en un proceso con tecnología limpia, se expande con una gama variada de componentes frutales, en una profundidad que solo se puede entender con una taza enfrente.

La familia de Sergio ha producido café desde 1890, en época de su tatarabuelo. El joven matrimonio, originario de Guatemala, comenzó su emprendimiento en Boston, pero hace dos años decidió venir a Miami a conquistar el mercado con cafés especializados, importados desde diversas zonas del “Coffee Belt”, franja que rodea al globo terráqueo, ubicada entre los trópicos de Cáncer y Capricornio, según indica el empresario.

“Tostamos café de alta calidad. En muchos países crece mucha cantidad de café, pero de la mejor calidad se crece muy poco. Mucho de nuestro tiempo lo dedicamos a estar encontrando café en diferentes países. Siempre fue mi sueño hacer la tostaduría en Estados Unidos. Esta empresa es nueva, es una empresa de Miami. Tenemos café de Guatemala, Kenya, Etiopía, Brasil, Colombia, Nicaragua, México, Indonesia, entre otros. La cantidad de países varía de acuerdo a las temporadas de cosecha”, indica en una entrevista con el Nuevo Herald.

Cuentan con la certificación que les permite dar a su café el valor de “orgánico”, afirman.

La tostaduría ha sido auditada para poder tener un café orgánico desde el punto de origen. Boppel, maestro también en diversos tipos de preparación del producto, señala que la empresa trata de estimular la demanda del café de alta calidad, para incentivar ganancias a nivel del caficultor.

Uno de sus proveedores es la Fundación Café Femenino, organización basada en Seattle que ayuda a empoderar a mujeres caficultoras en diversos países, ayudándolas con capacitación e infraestructura. Dependiendo del puntaje de catación, se les asignan recursos a las emprendedoras, con el visto bueno de expertos de la Fundación que las representan. “Es una organización muy bonita que nos encanta apoyar y lo más importante es que su café es de excelente calidad”, indicó el matrimonio Boppel-Jaar.

“Damos un poco más de ganancia a la gente que produce café, haciéndolos más sostenibles, porque con el café barato nadie gana dinero. Muchas veces ellos ni pueden cubrir sus costos de producción en su país de origen, es un ciclo vicioso donde trabajan y gastan mucho dinero y al final de año se dan cuenta que no les alcanzó para pagar sus gastos. Con el café especializado se puede dar un precio más alto y contratos a largo plazo con ciertos productores, haciendo que ellos se puedan enfocar en calidad y no en cantidad”, indicó el experto.

Llevan seis meses tostando café en Miami, por lo que los volúmenes de producción hasta el momento están en crecimiento. Su negocio gourmet trabaja con lotes pequeños, proveyendo al por mayor a quienes se interesen en brindar un café de alta calidad a sus clientes. Tiendas y un reconocido hotel han comprado variedades del café que brindan con amplios niveles de satisfacción para sus consumidores.

Los interesados en probar un café que puede tener matices cítricos, frutales o dulces, puede visitar la página web www.greatcirclecoffee.com, según indicó Carolina Jaar de Boppel. Todos los sábados también expenden sus productos en Farmers Market, ubicado en el 6601 de Biscayne Bulevard, Miami, FL 63118.


Descarga la aplicación

en google play en google play