Escúchenos en línea

Prensa oficial critica allanamiento contra gerente de Hondutel

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 20 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El allanamiento a la residencia del gerente de la telefónica de Honduras, sospechoso de espionaje contra el presidente de este país, Manuel Zelaya, ha sido criticado por el mismo gobierno en un semanario oficial. En su tercera edición, el semanario "Poderciudadano", que edita el gobierno que preside Zelaya, no sólo sale en defensa del gerente de la estatal Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (HONDUTEL), Marcelo Chimirri, amigo personal del gobernante, sino que también critica al ministro de Seguridad Álvaro Romero. "Con desmedido uso de fuerza: Hondutel y su gerente sufren arremetida", titula el periódico oficial, con una foto a cinco columnas tomada del diario "El Heraldo", uno de los medios locales de prensa con el que Zelaya mantiene una confrontación que ya lleva varios meses. Citando a "críticos", a "fuentes extraoficiales" y a "fuentes ligadas a Casa Presidencial", la publicación del gobierno destaca que "Romero ya no sabe ni lo que hace la policía". El semanario también publica duras críticas de Denis Castro, pariente de Chimirri, contra Romero, quien habría dicho que no estaba enterado de que agentes de la Policía allanarían la lujosa residencia del gerente de HONDUTEL en las cercanías de Tegucigalpa, el pasado 9 de noviembre. "O él (Romero) es tonto o somos nosotros tontos, para tragarnos semejante cuento", expresó Denis Castro, añade "Poderciudadano", cuyo director es el secretario privado de Zelaya, periodista Raúl Valladares. Subraya que Castro dijo que Romero "está pintado en la Secretaría (de Seguridad), ocupando un espacio, deteniendo el progreso y afectando la imagen del gobierno, debería de interponer su renuncia en forma irrevocable, por la humillación que le dejaron hacer a la imagen del gobierno". Las críticas del semanario oficial al ministro de Seguridad se sumaron a una cadena de ofensas de Chimirri por la prensa, que Romero minimizó diciendo que respetaba la "demencia" que el gerente de HONDUTEL dijo que sufría tras el allanamiento a su residencia. Además, el propio presidente Zelaya ha reiterado en varias ocasiones que la acción en la residencia de Chimirri y las oficinas principales de HONDUTEL fue un "asalto" y que hubo exceso de fuerza policial. Diversos sectores sociales han criticado a Zelaya por su reacción en defensa de Chimirri, quien para la Fiscalía General del Estado es el principal sospechoso del espionaje telefónico denunciado a mediados de octubre pasado por el propio presidente hondureño. El espionaje consiste en la grabación de más de una decena de conversaciones telefónicas entre Zelaya con Chimirri y otros de sus más cercanos colaboradores. Otras de las pláticas, que trascendieron por internet y medios locales de prensa, son entre ministros del gobierno, algunos de ellos en comunicación con el gerente de HONDUTEL. Una jueza de Tegucigalpa resolvió la semana pasada que Chimirri, acusado por "violación y revelación de secretos y abuso de autoridad", se defienda en libertad, mientras que Zelaya anunció que ha concedido al gerente de la telefónica un permiso por tiempo indefinido a partir del 1 de diciembre próximo.

Descarga la aplicación

en google play en google play