Escúchenos en línea

Saca justifica impuesto gasolina para subsidiar transporte colectivo

Agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 24 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, justificó el sábado el nuevo impuesto a la gasolina que aprobó anoche el parlamento, para dar un subsidio mensual a los usuarios del transporte colectivo y evitar nuevas alzas debido a los elevados precios de los combustibles. Saca declaró a la prensa, tras asistir a un acto en una universidad privada, que el aumento de 0,10 de dólares al galón (3,7 litros) de la gasolina y el diesel para uso particular, a partir del 1 de diciembre próximo, servirá para "compensar" a los buseros y con ello subsidiar a la mayoría de la población. "Estamos llegando a niveles insostenibles con el petróleo, yo vengo desde hace tres años quejándome en las Naciones Unidas, hay un discurso doble de los lideres de los países petroleros", expresó Saca. Afirmó que "muchos" de estos líderes "hablan de que el sistema económico mundial es injusto. Sin embargo, ellos encabezan un cartel como es la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que está vendiendo a 100 dólares hoy el petróleo". La Asamblea Legislativa aprobó anoche con 47 votos de los 84 diputados que la conforman el decreto, que estará vigente hasta el 31 de julio de 2009. La medida beneficiará a más de 7.000 empresarios del transporte de pasajeros con mensualidades de 200 dólares por cada unidad que tenga en servicio, si se trata de microbuses, y con 400 dólares por cada autobús. El decreto fue aprobado por Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Partido de Conciliación Nacional (PCN) y Partido Demócrata Cristiano (PDC), todos de derecha, con dispensa de trámites a la propuesta que había sido enviada por el Ejecutivo. Con el nuevo impuesto el gobierno resolvió la crisis que se había generado en el sector del transporte público con la amenaza que lanzaron hace dos semanas los propietarios de autobuses de paralizar el servicio a nivel nacional. Los "buseros" habían gozado por muchas décadas de un subsidio del diesel, pero la anterior administración lo abolió por considerar que estos empresarios recibían ganancias suficientes y además no invertían lo necesario para el mantenimiento de las unidades. Saca insistió en que no se trata de un retorno al tradicional subsidio, sino de una medida que favorece al 85 por ciento de la población, la cual utiliza el transporte público. "Yo tengo la esperanza de que no siga subiendo el petróleo, hemos tomado medidas responsables para favorecer a cinco millones de personas y en primer lugar quien ha ganado es la población", expresó el gobernante. Señaló que el impacto sería mayor si se hubiera permitido el aumento a las tarifas, tanto en los autobuses urbanos como en los que hacen recorridos entre ciudades y departamentos del país. Saca informó de que el gobierno seguirá "en la mesa con los transportistas" para buscar mecanismos de control que garanticen el mantenimiento de los autobuses "y revisarlos en forma permanente". Asimismo, aseguró que se controlará que el dinero que reciban mensualmente los empresarios sea "realmente a los que transportan a los trabajadores". El decreto legislativo no fue contó con los votos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) ni de Cambio Democrático (CD, socialdemócrata). Actualmente la gasolina especial cuesta 3,75 dólares el galón como promedio, 3.51 dólares el galón de gasolina regular y 3.41 dólares el del diesel, pero los mismos varían en las distintas gasolineras en virtud del libre mercado de los combustibles. Dirigentes empresariales han advertido sobre una espiral inflacionaria por causa del nuevo impuesto a los combustibles.

Descarga la aplicación

en google play en google play