Escúchenos en línea

Arman con «maras» centroamericanas escuadrones para el narco en México

Diario El Universal. Desde Tapachula, Chiapas, México. | 6 de Agosto de 2006 a las 00:00

María de Jesús Peters y Fredy Martín Pérez, Corresponsales

Investigadores y funcionarios de Guatemala y México confirman la existencia de una intrincada conexión entre los cárteles de la droga y miembros de las pandillas Mara Salvatrucha 13 y Barrio 18, quienes reciben instrucción militar para enfrentarse con otras mafias y evadir la acción de la justicia. De acuerdo con el investigador de este fenómeno y jefe de Relaciones Públicas y Difusión del Sistema Penitenciario de Guatemala, Nery Morales, los pandilleros son reclutados como sicarios por el narcotráfico porque cobran muy poco. "Les pagan con droga o les dan dinero, aunque ellos asesinan por placer, no les importa mucho la cantidad de dinero, y si hay droga por pago es mucho mejor", señala el funcionario. Refiere que son entrenados por ex militares al servicio del narcotráfico, y son quienes les proporcionan las armas para defenderse de sus rivales y de las autoridades. -¿Cuáles son las características de las pandillas al ejecutar a sus enemigos? -El modus operandi es descuartizar a sus víctimas. Otros objetivos son las mujeres, las matan por estar vinculadas a la pandilla rival o banda de narcos. Gran parte de sus víctimas son privadas de la vida con crueldad. Otras de las actividades ilícitas a que se dedican los pandilleros -dice el funcionario-, tanto en México como en Guatemala, es el asalto de vehículos, comercios y secuestro exprés, debido a que el rescate es poco y seguro. Los pandilleros también viven de los "impuestos de guerra", es decir que fijan una cuota para cada establecimiento o transporte urbano, para que no sean asaltados y, quien se niega a pagar, es ejecutado para que sirva de escarmiento a los demás. Es una forma de intimidarlos, atemorizarlos, demostrar sus fuerzas. Morales refiere que la misma población civil ha formado grupos para hacer "limpieza social", además de los operativos antimaras que ha aplicado la Policía Nacional Civil (PNC) lo que ha logrado disminuir sus actividades ilícitas en 15%. Países como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua pusieron en marcha operativos emergentes antimaras, por los graves conflictos que han dejado en esas regiones centroamericanas y que ha traspasado a México, siendo el estado de Chiapas donde han fortalecido su estructura. El fiscal general del estado de Chiapas, Mariano Herrán Salvatti, dijo que es probable que integrantes de la Mara Salvatrucha participen en trasiegos del narcotráfico en la región, para beneficio de la misma organización juvenil. "Soldados" del narco A los maras se les conoce ya como los "soldados" de los cárteles de la droga, los usan para el desembarco y distribución de la cocaína que llega a este país, y ellos se encargan de trasladarla a México. Así ha quedado demostrado en las pugnas entre ellos por los territorios, como escuelas, calles y mercados, donde venden el alcaloide, asegura el jefe de la Secretaría de Análisis e Información Antinarcótica de Guatemala (SAIA), Víctor Daniel Guerrero. El funcionario detalla que la forma en que se han inmiscuido es la siguiente: "Los líderes de las maras hacen contacto directo con los narcotraficantes, para encargarse de la distribución al menudeo, así como de los cobros de deudas por ventas al igual que cualquier mafia. El que rechaza pagar una deuda de droga, le cuesta la vida". Por ejemplo -dice-, en Guatemala, cada vez son más frecuentes las ejecuciones entre los propios miembros de una clica precisamente por ajuste de cuentas. El zar antidrogas de Guatemala confirmó que la alianza entre líderes de las pandillas y narcotraficantes es directa, como un nueva forma ilícita de los maras, para hacerse de recursos económicos, pero hasta ahora se desconoce si algún pandillero haya pasado por los escalafones de las mafias, para convertirse en un capo de la droga. "Los narcotraficantes buscan a los líderes de la mara porque saben del poder que tienen sobre todos los jóvenes que manejan, y por eso les asignan la distribución de la droga", dice. El vocero de la Policía Nacional Civil de Guatemala, Carlos Caljú, da a conocer que en los últimos operativos antimaras se ha detectado que en los refugios de los pandilleros, haya droga empaquetada lista para ser distribuida, grandes sumas de dinero y armas de alto poder. Raúl Samaniego, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), señala que en México hay "narcoterrorismo" y que los cárteles del narcotráfico reclutan a integrantes de la Mara Salvatrucha como sicarios, y que estos grupos "son más peligrosos, no conocen límites, no tienen respeto por nada. son suicidas en potencia". Por eso los han cooptado operadores del cártel de Sinaloa, para limpiar sus territorios o expandirlos, dice Samaniego. En este contexto, advierte el especialista del Inacipe, la presencia de maras en el centro del país tiene en alerta a investigadores de la Procuraduría General de la República (PGR), ya que pueden estar ligados a las recientes narcoejecuciones perpetradas en estados como Michoacán y Guerrero, donde se han cometido crímenes con mucha saña. Aunque la presencia de estos pandilleros no es nueva y ha sido documentada en varias ocasiones por autoridades federales y estatales, al menos desde 2004, Samaniego no duda en señalar que debido a la saña y violencia que caracterizan a las narcoejecuciones "se puede hablar ya de narcoterrorismo", para definir la actividad de los sicarios ya sean en el Distrito Federal o en otras entidades.

Descarga la aplicación

en google play en google play