Escúchenos en línea

Contabilizan cinco muertos luego de avalancha en estadio de Honduras

Tegucigalpa. Agencias | 29 de Mayo de 2017 a las 10:39

Informes de la prensa hondureña indicaron ayer domingo que cinco personas fallecieron por asfixia previo a la final de la Liga Nacional de esa nación centroamericana.

La tragedia comenzó luego de que la Policía Nacional comenzara a realizar el control en los portones del sector silla y todo terminó en una avalancha humana.

La Policía tuvo que usar una tanqueta con agua para detener a los aficionados que querían derribar los portones para ingresar a ver la final entre Motagua y Honduras Progreso. Hay 20 heridos y cinco víctimas mortales, según reportes de prensa.

Carlos Torres (58) fue uno de los primeros aficionados que perdió la vida en la avalancha. La bomberos reportan que Torres falleció por asfixia cuando estaba en medio del caos. El aficionado tenía 58 años, era originario de la colonia 21 de Octubre de Tegucigalpa y seguidor del Motagua.

Minutos más tarde, se reportó la muerte de Olman Cálix (56 años) quien iba a ser trasladada al hospital pero falleció en la ambulancia de la Cruz Roja.

Los otros son José Fúnez (56) y Geovany Medina. Al menos se reportan 10 heridos, entre ellos un niño de 12 años y una niña de 14 años. Además, se informó a las 7:10 P.M. (hora local) que el quinto muerto es un bebé en gestación.

Según el cuerpo de bomberos, dos personas fallecieron en el portón 11 del sector del Silla del Nacional. La muerte fue inmediata.

“En el percance cuatro personas murieron de manera accidental al ser embestidos por la turba de aficionados que ingresaban de manera violenta por el portón 11 del sector de graderías de sol este”, indicó la Secretaría de Seguridad en un comunicado.

Muchos aficionados se quejaron de que no los dejaban pasar cuando ya tenían su boleto en mano. Las imágenes son impactantes ya que muchos de los seguidores del Motagua quisieron tirar el portón y hasta personas en sillas de rueda fueron golpeadas.

“¿Dónde está mi papi?”, gritaba uno de los niños quien fue arrebatado de los brazos por algunos policías que no permitían el acceso a la instalación.

Antes del pitido inicial hubo un minuto de silencio por las víctimas mortales, que hasta entonces eran dos, según las versiones de medios locales de prensa.


Descarga la aplicación

en google play en google play