Escúchenos en línea

Hondureños podrán sanear sus deudas

Tegucigalpa, Honduras. Agencias | 2 de Junio de 2017 a las 16:10

Miles de hondureños abrumados por las deudas y las tarjetas de crédito tendrán una nueva opción para refinanciar y consolidar sus compromisos económicos con la Ley del Programa Nacional de Inclusión Financiera y Consolidación de Deudas, aprobada el miércoles por el Congreso Nacional.

Los beneficios de esta normativa abarcarán también a unos 70,000 micro, pequeños y medianos empresarios que se encuentran en la central de riesgo y sin posibilidades de financiar sus unidades productivas por los enormes adeudos que arrastran desde hace muchos años, a raíz de la crisis en el sector.

Subsidios

El gobierno consignará una partida anual para crear y fortalecer fondos de garantías y subsidios para inclusión financiera.

Esta iniciativa tiene por objeto abrir fuentes de financiamiento que promuevan la inclusión financiera a través de programas para atender los requerimientos financieros de personas naturales y jurídicas que forman parte de la mipymes a nivel nacional.

Asimismo, abre nuevas posibilidades para el financiamiento de vivienda, educación y otras necesidades básicas del trabajador hondureño, incluyendo la readecuación de sus deudas, con el fin de mejorar su situación patrimonial y la de sus familias.

Bajo este nuevo esquema se ofrecerán tres tipos de servicios financieros a los usuarios, que serán administrados de forma independiente: un programa de préstamos personales, otro para el financiamiento de vivienda y un tercero para préstamos productivos.

Respaldo

Las aportaciones a los institutos de previsión y las prestaciones laborales servirán de respaldo para los créditos que se hagan

El primero se trata de créditos personales con garantía fiduciaria o prendaria, es decir líneas de financiamiento con cuotas deducibles automáticamente de la planilla de pago, para el financiamiento de los trabajadores que cotizan activamente en uno o más regímenes previsionales de los institutos públicos del país.

Su destino es el financiamiento educativo, salud, mejoras habitacionales y otras necesidades básicas, incluyendo la consolidación y readecuación de deudas.

El segundo se trata de créditos hipotecarios o arrendamientos financieros con opción a compra, deducibles automáticamente por planilla de pago, para el financiamiento de vivienda con énfasis en el sector social.

Abarca a los trabajadores que sean cotizantes activos de uno o más regímenes previsionales públicos del país, o que sean afiliados en el acto de formalización del financiamiento a través de un plan especial de cobertura para trabajadores independientes.

Equilibrio

La cuota no podrá ser en ningún caso superior al 60% del salario bruto del prestatario, ni del 50% del ingreso familiar.

La tercera línea se trata de créditos productivos, con garantía fiduciaria, prendaria o hipotecaria, para financiar a las personas naturales o jurídicas pertenecientes a la mipyme, con énfasis en sectores productivos estratégicos, incluyendo al sector agropecuario, manufactura y otros servicios.

Fideicomisos y plazos

Bajo esta ley se faculta a los institutos de previsión social del país y al Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) para constituir fideicomisos con los bancos privados e invertir el 20% de sus fondos de inversión en el programa de préstamos personales, el 20% en préstamos de vivienda y el 10% en el programa de préstamos productivos.

Esto último generó un fuerte debate en el Legislativo, puesto que algunos diputados exteriorizaron su temor de que se descapitalizará o pusiera en riesgo los fondos de los institutos de previsión.

Sépalo

2.75% es la tasa de interés mayor que cobrará el banco por comisión en caso de administración de los fideicomisos del Programa de Préstamos para Vivienda.

La ley establece que los trabajadores que deseen un financiamiento deberán demostrar adecuada capacidad de consolidación de deuda, considerando el nuevo estado de endeudamiento y su nuevo pago.

En tal sentido, la cuota no podrá ser en ningún caso superior al 60% del salario bruto del prestatario ni del 50% del ingreso bruto del grupo familiar.

Serán garantías las aportaciones del trabajador en los institutos de previsión y sus prestaciones y derechos laborales.

Fondos asegurados

Francisco Rivera, presidente de la comisión de dictamen, resaltó que esta ley beneficia a miles de hondureños que enfrentan serias dificultades por deudas acumuladas producto de préstamos y tarjetas de créditos con la posibilidad de consolidarlas a mediano o largo plazo.

Además

Es la tasa mayor que cobrará la institución financiera por comisión en el caso de manejo de los Fideicomisos de la cartera para consolidación e inclusión financiera.

Para el caso, dijo que personas que arrastran problemas de morosidad en el pago de sus tarjetas podrán acogerse a este programa para pagarlas en un plazo de hasta 5 y 7 años, a una tasa de mercado de hasta de 40 puntos menos.

 

“A estas personas les quedará un excedente para obtener su vivienda e inmediatamente los saca de la central de riesgo”, dijo.

Por otro lado, aclaró que las instituciones de previsión que facilitarán el dinero para financiar las carteras de préstamos no ponen en riesgo su patrimonio, al contrario, lo fortalecen porque devengarán mejores intereses. Además, su participación es voluntaria y queda a buen criterio de sus autoridades.

Al respecto, el presidente Juan Orlando agradeció al Congreso por la aprobación de la ley y expresó que esta iniciativa beneficia a los trabajadores que están endeudados con las casas comerciales y también al sector social que ahora tendrán de nuevo acceso al crédito.

“A través de esta consolidación en los bancos y casas comerciales permitirá que estas personas tengan acceso a una vivienda digna”, comentó en su cuenta de Twitter.

En similares términos se expresó el economista y exministro de Comercio Juan José Cruz, quien indicó que es positivo porque favorece a las personas que mantienen deudas con los bancos y comercios, y permite la readecuación a plazos más largos y tasas de interés más bajas.

Efraín Rodríguez, directivo de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (Anmpih), aplaudió la medida y dijo que esta iniciativa ayudará a sacar de la central de riesgo a unos 70,000 micro y pequeños empresarios, y permitirá refinanciar sus negocios.


Descarga la aplicación

en google play en google play