Escúchenos en línea

Cardenal Rosa Chávez es proclamado defensor de paz

Ciudad del Vaticano. Agencias. | 27 de Junio de 2017 a las 10:51
Cardenal Rosa Chávez es proclamado defensor de paz

El papa Francisco proclamará el miércoles en el Vaticano a cinco nuevos cardenales, entre ellos a un simple sacerdote latinoamericano, el salvadoreño Gregorio Rosa Chávez, defensor de los pobres y de la paz, un gesto inédito en la milenaria historia de la iglesia católica.

La decisión del papa argentino de otorgar el título cardenalicio a Rosa Chávez, un obispo auxiliar que depende de su arzobispo, según la jerarquía, es un mensaje para todos los católicos sobre el tipo de iglesia que Francisco promueve.

"Al nombrar cardenal a monseñor Rosa Chávez, un obispo identificado con los pobres, el papa está marcando nuevos tiempos para la iglesia", explicó a la AFP en El Salvador Edín Martínez de la fundación dedicada a Óscar Arnulfo Romero, el monseñor salvadoreño asesinado en 1980 mientras oficiaba misa y beatificado en 2015 por su defensa de los pobres.

Gregorio Rosa Chávez fue un seguidor de Romero y durante años bregó para que el arzobispo de San Salvador fuera beatificado.

"El papa tiene el sueño de una iglesia pobre para los pobres, y ese era el sueño de Romero, ambos tienen muchas similitudes", reconoció recientemente ante la prensa el futuro purpurado. .

Rosa Chávez, de 74 años, obispo auxiliar de San Salvador desde febrero de 1982, contribuyó además al diálogo y a las negociaciones por la paz en su país durante la guerra civil (1980- 1992).

El religioso representa de alguna manera el nuevo modelo de "príncipe de la iglesia" que Francisco impulsa, alérgico a hacer carrera, sencillo y leal.

El religioso capaz de resistir por años a la lucha ideológica que generó la memoria de Romero al ser identificado con la izquierda, comparte la visión de Francisco a favor del diálogo y de la construcción de puentes.

En el curso de la misma ceremonia, entre las más solemnes que se celebran en la basílica de San Pedro, el papa entregará la birreta cardenalicia también a Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, así como a Jean Zerbo, arzobispo de Bamako (Mali), a Anders Arborelius, obispo de Estocolmo (Suecia) y a Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, vicario apostólico de Pakse (Laos).

Los cinco nuevos cardenales provienen de cinco países diferentes, son todos menores de 80 años y por lo tanto podrán formar parte de un eventual cónclave para la elección del nuevo papa.

Grupos de centroamericanos, entre ellos varios obispos encabezados por el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, junto con numerosos catalanes asistirán a las ceremonias en la basílica de San Pedro.

Importantes autoridades de los cinco países acudirán también el jueves a la misa que los nuevos purpurados concelebrarán en la basílica vaticana en una jornada especial por la fiesta de San Pedro y San Pablo.

Francisco, de 80 años, que ha creado cardenales por cuarta vez desde su elección en 2013, ya ha nombrado personalmente a más de una tercera parte de los cardenales electores, que es de 121.

Un porcentaje significativo, que cambia el equilibrio geográfico del colegio cardenalicio, ya que los europeos perdieron la mayoría y ha incrementado la presencia de religiosos provenientes de América Latina, Àfrica y Asia.

En ocho años de papado, Benedicto XVI creó 78 cardenales y Juan Pablo II designó 94 en casi 27 años de pontificado.


Descarga la aplicación

en google play en google play