Escúchenos en línea

Documental evidencia la marginalidad en la capital de Panamá

Agencia ACAN-EFE. Desde Ciudad Panamá. | 5 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Un cortometraje documental estrenado este miércoles en Panamá, protagonizado por un ex presidiario y filmado en una "zona roja" de la capital, ha puesto de manifiesto la marginalidad en la que se vive en la ciudad, promocionada por su "boom" inmobiliario y turístico. "En Panamá no todos somos felices. Muchos estamos pasando páramos", reconoció Kenneth, nombre real del protagonista del filme realizado por la panameña Ana Endara en el barrio de Curundú, en el centro comercial de la ciudad. El testimonio de Kenneth, su familia, sus amigos y vecinos, durante un año de filmación, describe la desatención de un tradicional barrio marginal capitalino, con más de sesenta años de historia de criminalidad. "Si todos somos panameños, ¿por qué aquí no nos llega el progreso?", se pregunta Kenneth, que reflexiona además sobre el problema de la deserción escolar en su barrio, la falta de oportunidades para los desempleados y el desprecio de las autoridades. La disparidad social y el desigual reparto de la riqueza también son tratados por este filósofo de barrio, que vaticina un incremento de la violencia a medida que se hagan más evidentes los signos de bienestar de unos pocos. "La violencia va a tocar las puertas de cada casa y nosotros no tenemos nada que perder, porque nacimos para vivir poco, pero ellos (los ricos) sí", sentenció. La narración de Kenneth, de 44 años, que confiesa haber estado en la cárcel casi la mitad de su vida, entre unas detenciones y otras -sin juicio ni sentencia- relata la convivencia de la "gente buena y mala" de Curundú y cómo él mismo se inició en las pandillas con solo once años. "He recibido veintiocho balas", cuenta Kenneth, que hace de fotógrafo en ceremonias y fiestas familiares y sociales de Curundú, donde, según dice, también ha fotografiado a muchos muertos. El documento pasó la censura del barrio y está listo para su divulgación masiva, a pesar de que muchos de los que aparecen en el audiovisual tienen asuntos pendientes con la justicia. "Si vas a ser un maleante y a lo mejor hasta mueres pronto, es mejor que alguien cuente tu vida", reflexionó el protagonista sobre la oportunidad de aparecer en el reportaje. "Todos queremos cambiar. Solo necesitamos una oportunidad para tener una vida nueva", aseguró Kenneth. El barrio de Curundú, que toma el nombre del río que lo atraviesa, es uno de los más conflictivos de la ciudad, a pocos metros de la principal arteria del comercio tradicional de Panamá, y fue frontera entre la Zona del Canal, administrada por los estadounidenses hasta 1980, y el territorio panameño.

Descarga la aplicación

en google play en google play