Escúchenos en línea

Salvadoreños regresan a la cotidianeidad tras fiestas agostinas

San Salvador. Agencia PL | 7 de Agosto de 2017 a las 12:50

Las Fiestas Agostinas culminaron este pasado fin de semana en San Salvador, tras una semana de festejos con el pretexto de saludar la Transfiguración o ''Bajada'' de Jesús, en un ambiente solo ensombrecido por los accidentes de tránsito.

Los fallecidos por choques, vuelcos y despeñamientos en las carreteras ascendieron de tres el pasado año a una veintena este, debido principalmente a conducir bajo los efectos del alcohol, a excesos de velocidad y falta de precaución.

Por otro lado, la capital celebró varios días sin lamentar homicidios, y a nivel nacional reinó la paz, con 259 de los 262 municipios del país sin reportar tales crímenes, según datos oficiales.

En 'Sivar', como también es conocida San Salvador, las celebraciones comenzaron con el Desfile de Correos, seguidos en días sucesivos por la Policía Nacional Civil, los comerciantes y la emblemática procesión del 'Colocho', el Cristo local.

Se trata de una ancestral figura que cada 5 de agosto es trasladada en andas por 23 fraternidades desde la Basílica del Sagrado Corazón hasta Catedral Metropolitana, unas 12 cuadras de paso lento y solemne entre una fervorosa multitud.

Al llegar a la Catedral, que recién estrenó un sistema de luces inteligentes que realza su fachada, el Cristo esculpido por el maestro Silvestre García en 1777 es elevado a una torre de 12 metros, donde ocurre su 'transfiguración'.

Cuando la vestimenta del Colocho cambia del morado terrenal al blanco divino, se desata el pandemonio de fuegos artificiales que marca el clímax de una representación que convoca a personas de todos los credos, filiaciones y estratos.

La euforia dura un poco más, pero al acabar, como la fiesta de Serrat, 'vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza', y ambos retoman una intensa lucha política que recesa, mas nunca termina.

Asuntos como los zarpazos judiciales de la corte constitucional a la pensión de 175 mil jubilados o el presupuesto estatal dejaron caliente la escena política, y hace falta algo más que unas fiestas patronales para enfriar el ambiente.


Descarga la aplicación

en google play en google play