Escúchenos en línea

Construyen nueva planta de bio-diesel en El Salvador

Diario de Hoy. Desde San Salvador. | 14 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El bio-diesel le está ganando la carrera al etanol en el país. La construcción de una nueva planta en Tepecoyo, un municipio de La Libertad, da fe que la proliferación de los proyectos de este bio-carburante es una realidad. Biosalva (Industrias de Bio-diesel de El Salvador) se convierte en, por lo menos, la quinta planta de este tipo en este país. La iniciativa pertenece a unos 1,250 agricultores, quienes están siendo capacitados en la siembra e industrialización del tempate, cuya semilla será la materia prima para generar el combustible renovable. José Luis Martínez, presidente de Biosalva y de la Asociación de Trabajadores y Productores Agropecuarios, asegura que la infraestructura está lista para empezar a producir este sábado. La capacidad instalada de la planta es para fabricar 5,000 galones por día, para lo cual requerirán de 3,000 toneladas de semilla de tempate, que serán producidas por los agricultores asociados al proyecto, que costará 28 mil dólares en total. Los productores están promoviendo su producto entre en el sector industrial y la maquila. Martínez sostiene que ya recibieron cartas de intenciones de compra de algunas empresas. El líder de los agricultores está convencido que la única forma de hacer un negocio rentable de los bio-diesel es involucrando a los productores nacionales, debido a que el aceite importado tiene un alto precio. Biosalva no se aventuró en el negocio del bioenergético sin antes asesorarse con los expertos. En este tema la experiencia más cercana y exitosa en diesel renovable es la colombiana y es de ese país donde llegó la ayuda técnica para los agricultores. Además, esta consultoría colombiana incluye enseñar a los productores cómo calcular los costos de producción para poder ofrecer precios competitivos en el mercado local. Se estima que los costos de cosechar tempate rondan los 450 dólares por manzana, pero, según Martínez, tiene la ventaja adicional de poder convivir con otros cultivos como el frijol, maíz, arroz y maicillo. "Con los únicos que no es compatible es con los tubérculos (papa, camote y yuca, entre otros)", aclara. Otra de las bondades del tempate es que desde que inicia su primera producción, aproximadamente seis meses después de la siembra, seguirá dando fruto durante 50 años más. Igualmente es una planta que resiste los terrenos rústicos. "Para nosotros es una bendición tener un arbusto al que nunca se le ha dado importancia y ahora se le dará uso industrial", expresó Raúl Flores Castro, del Comité de Agricultores de La Paz. El productor no oculta su entusiasmo al augurar que la nueva planta representa la oportunidad de tener empleo para todos los miembros de la familia "porque incluso los niños pueden ayudar a regar el tempate". "Estamos interesados en cultivar tierras que están ociosas y donde no se cría nada", dijo Flores. Tomando en consideración la experiencia de Brasil y Colombia, Biosalva proyecta que cada manzana de terreno tiene capacidad para dar entre cinco y seis toneladas de semilla. Por su parte, Ever Hernández, presidente de la junta directiva del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (Centa), explica que al igual que el proyecto Biosalva hay otras pequeñas iniciativas gestándose, debido a que no existe ningún impedimento para que se comercialice el producto. Sin embargo, tampoco hay una ley que regule su industrialización, pues es un tema en el que aún se está trabajando, agregó el funcionario.

Descarga la aplicación

en google play en google play