Escúchenos en línea

Molestia en Panamá por descarada injerencia de Francia a favor de multinacional

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 16 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El Tribunal Electoral de Panamá (TEP) protestó contra el embajador de Francia en el país, Pierre Henri Guignard, por considerar que "ha quedado en evidencia su irrespetuosa interferencia en los asuntos internos del país". La carta de protesta del TEP, fechada el viernes pasado y distribuida recién el domingo, está dirigida al vicepresidente primero y canciller panameño, Samuel Lewis Navarro, ante quien Guignard se ha presentado para cuestionar el resultado de una licitación del organismo electoral en la cual no salió favorecida una empresa gala. La empresa francesa SAGEM perdió una licitación para contratar el nuevo sistema de identificación de los panameños en la que ofreció el menor precio, luego que el TEP la declaró desierta porque ninguno de los tres participantes cumplían con el pliego de cargos. Otro de los participantes era la española INDRA, que fue la que denunció que SAGEM tampoco cumplía con el pliego de cargos. Paralelamente, un tribunal administrativo había concedido el triunfo a los franceses cuando estos reclamaron. La autoridad electoral recurrió ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, que acogió el recurso en contra del tribunal administrativo por su actuación irregular, y el TEP contrató directamente a otra empresa, L-1 Identity Solutions, lo que ha levantado suspicacias. "¿Desde cuándo una controversia entre dos tribunales panameños, que ha sido llevada por uno de ellos a la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, como la única instancia que puede pronunciarse en derecho según nuestro sistema de justicia, puede ser utilizada por un embajador para activarse y formar parte de una campaña para poner en tela de duda la imparcialidad y transparencia del Tribunal Electoral?", pregunta el organismo electoral a Lewis. La "irrespetuosa interferencia" de Guignard, como lo califica el TEP, "le está vedado en cualquier país que se respete", añade. "El que un funcionario diplomático ataque en los medios de comunicación a una entidad del Estado panameño, que como el Tribunal Electoral tiene rango constitucional, particularmente en la antesala de un proceso electoral, cuando se decide en nuestro país la competencia por el poder político de la Nación, es algo que consideramos muy serio y delicado, por lo que los Magistrados no podemos guardar silencio", añaden. Los magistrados le indican a Lewis que decidieron escribirle "para expresarle nuestra profunda protesta y preocupación al respecto, dado que corresponde a Cancillería cualquier actuación a nombre del Estado panameño". Guignard se ha reunido con Lewis y con el presidente designado de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, Harley Mitchell, para expresar su disconformidad por la actuación del TEP, lo cual ha ventilado también en los medios locales. Un magistrado del TEP, Gerardo Solís, explicó a la prensa que se contrató directamente con la empresa L-1 Identity Solutions Panamá, filial de la estadounidense del mismo nombre, porque el 6 de diciembre cerraba el plazo para ordenar la salida de partidas del presupuesto de 2007, de las que contaba con 1.295.000 dólares. El TEP, en un comunicado público, detalló que el precio base para esta contratación pública, estimado por el Tribunal Electoral, era de 4,3 millones de dólares, y las empresas participantes presentaron propuestas por 8,6 millones, 7,9 millones y 5,8 millones de dólares. Ante la premura, explican, decidieron la contratación directa ya que los recursos legales han "dilatado demasiado" la operación, poniendo en riesgo la organización electoral para los comicios generales de 2009. "Por añadidura, se contratará una solución más eficiente, rápida y de primera calidad, ahorrando al Estado más de 2 millones de dólares", sostiene.

Descarga la aplicación

en google play en google play