Escúchenos en línea

Arzobispo pide resolver definitivamente conflicto en centro histórico de San Salvador

Agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 16 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, pidió el domingo a la alcaldía capitalina y a los vendedores callejeros que busquen mediante el diálogo soluciones permanentes al desorden en el centro histórico de la ciudad. El jerarca católico dijo, en rueda de prensa en la Catedral Metropolitana, que el problema data de muchos años y ha dejado experiencias que deben "llevar a soluciones más definitivas y formales". El centro histórico de San Salvador lleva décadas invadido por miles de ventas callejeras que cada vez van extendiendo su espacio en calles, plazas y edificios, muchos de ellos históricos. Varias calles del centro capitalino han sido ocupadas en su totalidad por las ventas, que afectan la entrada a los negocios establecidos en las mismas desde hace muchos años. La alcaldía ha intentado en varias ocasiones ordenar el centro capitalino y despejar parques y avenidas, donde reina el contrabando, la piratería y un caótico trafico de vehículos, sobre todo ocasionado por los autobuses del transporte de pasajeros. El centro de San Salvador ha sido en numerosas ocasiones escenario de actos de violencia entre los vendedores y miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), que depende de la alcaldía. En La actualidad el conflicto entre la alcaldesa de San Salvador, Violeta Menjívar, y los vendedores se centra en la negativa de la funcionaria de ceder las aceras del Palacio Nacional, recientemente restaurado, a las ventas callejeras, aunque se le ha solicitado en forma temporal para aprovechar las festividades navideñas y de fin de año. El arzobispo dijo que la alcaldía debería montar para esta época del año unos puestos de venta con estructuras metálicas que pasadas las fiestas podría levantar, y asignarlos a los vendedores en forma ordenada. Sin embargo, fue enfático en declarar que esos puestos de venta no deben ser instalados en el Palacio Nacional ni en la catedral "porque son edificios muy simbólicos". Sáenz Lacalle pidió a los vendedores que adopten una conducta "muy civilizada" y busquen mediante el diálogo "la mejor solución a ese interés suyo de vender", al tiempo que afirmó que "la gente también necesita poder escoger" (productos a precios bajos). Pero, insistió, "todo con orden, limpieza y sin que se afecte el ornato de la ciudad".

Descarga la aplicación

en google play en google play