Escúchenos en línea

Apenas 15 endocrinólogos para un millón de diabéticos en Honduras

Tegucigalpa. Agencias | 11 de Octubre de 2017 a las 14:11

La diabetes se ha convertido en una verdadera pandemia en Honduras.

En Honduras, esta enfermedad afecta a más de un millón de personas con una incidencia creciente que provoca alarma; no obstante, el sistema de salud se ha quedado corto en la atención de la emergencia.

El país nada más cuenta con 15 endocrinólogos, que son especialistas en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan las glándulas que elaboran hormonas; en este caso, el páncreas que produce insulina.

La relación es de aproximadamente 67,000 personas con diabetes por cada médico formado para atender a este tipo de pacientes expuestos a fallas de todos sus órganos si su tratamiento no es riguroso y su atención no es pronta ni adecuada.

La zona sur es la que más reporta casos de diabéticos, incluidos menores de edad, de acuerdo con los informes proporcionados por médicos que conocen a fondo de este cuadro clínico.

Estos mismos expertos manifestaron que es realmente inquietante la frecuencia con que son dados por positivos los expedientes de diabéticos en los departamentos de Choluteca y de Valle por razones que todavía no son determinadas.

En la capital, se calcula que cada mes son confirmados alrededor de 80 nuevos casos. En el Distrito Central se concentra el ocho por ciento del total de pacientes y, de éstos, se estima que nada más la sexta parte recibe atención especializada.

Un indicador que genera sobresalto es que, en promedio, uno o dos menores de edad son declarados diabéticos diariamente a nivel nacional por su elevado nivel de azúcar en la sangre.

La cultura en salud es muy pobre entre la población hondureña. Esto explica que una gran mayoría de diabéticos ni siquiera conocen su condición de tales.

Los médicos y los estudiosos de los problemas de salud advierten que las cifras tienden a incrementarse, debido -principalmente- a las malas costumbres alimenticias responsables de la obesidad, la falta de ejercicio y los factores hereditarios.

Es un imperativo incentivar la prevención e incrementar la formación de endocrinólogos, así como la ampliación de plazas para estos especialistas, con el fin de lograr una mayor cobertura de los enfermos diabéticos en Honduras.

Todo esto debe ir acompañada de una estrategia del sistema nacional de salud.


Descarga la aplicación

en google play en google play