Escúchenos en línea

Guatemala revive el denominado Pacto de Corruptos en el Congreso

Ciudad Guatemala. Agencia PL | 14 de Octubre de 2017 a las 12:25

La decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de rechazar solicitudes de antejuicio en contra del presidente Jimmy Morales y de 107 diputados que emitieron decretos favorables a la impunidad, marcaron una agitada semana en Guatemala, que volvió a revivir hechos considerados vergonzosos por la ciudadanía.

La víspera se cumplió un mes del llamado Pacto de Corruptos en el Congreso, donde 107 legisladores aprobaron dos controversiales decretos mediante una moción privilegiada y de 'urgencia nacional'.

Una de las modificaciones buscaba blindar a los líderes políticos de posibles acusaciones de financiamiento ilegal y era propuesta dos días después de que los diputados decidieran mantener la inmunidad de Morales para evitar su enjuiciamiento por presuntas irregularidades en las finanzas del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) que lo llevó al poder en 2015.

La medida trasladaba la obligación judicial del secretario general de un partido político hacia el contador de la agrupación, lo cual beneficiaba a muchos de los congresistas con antejuicio por ese motivo y al propio presidente, en el mismo vórtice de varios escándalos desde el 25 de agosto último.

Otro de los cambios propuestos establecía que una sentencia de una década de cárcel podía ser conmutada por una simple multa en al menos unos 400 delitos tipificados en el Código como extorsión, asociación y enriquecimiento ilícito, robo agravado y cohecho activo y pasivo, entre otros.

La decisión de los diputados entonces generó una ola de protestas ciudadanas contra lo que denominaron 'pacto de corruptos', al punto de obligarlos dos días después a retractarse de su anterior voto y, en algunos casos, pedir perdón públicamente.

Ciento siete traidores, Âíexigimos su renuncia!, y traidores de la patria, renuncien, fueron las consignas más enarboladas entonces por los manifestantes tanto de esta capital como en el interior del país, donde la palabra 'depuración' asomó con fuerza no solo para los diputados, sino también para el gobierno.

El pasado 12 de octubre, el presidente guatemalteco saboreó una nueva victoria, al librarse del fantasma de otro antejuicio por el cobro de un bono extraordinario de responsabilidad, gracias al cual recibió durante nueve meses un plus salarial de 450 mil quetzales (unos 60 mil dólares) bajo el pretexto de los riesgos que implicaba sus funciones como comandante general del ejército.

Presionado por el escándalo y un dictamen de la Contraloría General de Cuentas, Morales se vio obligado a devolver íntegramente el sobresueldo, sin embargo, la espada de la desconfianza aún pende sobre su cabeza.

La juramentación del nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Antonio Pineda, y la presentación del décimo informe de labores de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, aportaron más tensión a la semana, que hoy cierra con nuevas manifestaciones en contra de la corrupción.


Descarga la aplicación

en google play en google play