Escúchenos en línea

Lluvia y fuertes vientos, combinación letal en departamentos guatemaltecos

Ciudad Guatemala. Agencia PL | 27 de Octubre de 2017 a las 14:08

Frio, lluvia y vientos son actualmente una combinación letal en los departamentos guatemaltecos de Petén, Alta Verapaz e Izabal, con inundaciones, derrumbes y obstrucción de carreteras.

Sin recuperarse aún de las copiosas lluvias en esas tres regiones, la entrada del primer frente frío de la temporada provocó desde la víspera afectaciones a dos mil 324 personas y daños entre leves y moderados a 434 viviendas, de acuerdo con un reporte de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

David León, portavoz de Conred, precisó que ya están movilizados los equipos de respuesta inmediata en cada departamento, debido a inundaciones en Cobán (río Chixoy), Panzós y las Verapaces.

Personas con el agua hasta la rodilla, evacuaciones en botes y casas totalmente inundadas son imágenes muy comunes en Telemán y Panzós, Alta Verapaz, por el desbordamiento del río Polochic que arrasó con cultivos y pertenencias personales.

Similares situaciones se viven en Sayaxché, Petén, por la crecida de los ríos Petexbatún y La Pasión, y en Puerto Barrios, Izabal, donde se registra además el colapso de un puente que ha dejado incomunicadas al menos a cinco comunidades.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) continúa con el monitoreo de un sistema de baja presión que se desplaza en el Pacífico de Centro América hacia Guatemala y podría ocasionar nublados y el incremento de lluvias a partir de mañana viernes.

Sin apenas recuperarse de las intensas precipitacionesde de los últimos meses, Guatemala enfrenta ya los estragos de una helada temporada invernal, según los pronósticos de Insivumeh.

Aunque no quedará instalada oficialmente hasta la segunda quincena de noviembre, un primer frente frío adelantado puso en alerta a la población.

Tres heladas por mes, de diciembre a febrero, así como fuerte viento en enero y febrero son las predicciones que justifican el monitoreo permanente en el altiplano central y occidental, donde se esperan temperaturas entre -7 y -5 grados Celsius.

Estas regiones han sido también las más golpeadas por las lluvias que han provocado aludes, destrucción de puentes y comunidades, además del fallecimiento de 30 personas, 26 heridos y cuatro desaparecidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play