Escúchenos en línea

Jackeline Rivera, lista para nueva misión del FMLN

San Salvador. PL. | 11 de Noviembre de 2017 a las 12:10

A las puertas de otra intensa batalla, Jackeline Rivera luce serena. Después de todo... ¿cómo podría inquietar la lucha política a quién, como tantos salvadoreños, estuvo dispuesta a dar la vida en una guerra por la justicia social?

La flamante candidata a la alcaldía de San Salvador por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) conserva el espíritu rebelde de Geldi, el seudónimo que adoptó al incorporarse a las Fuerzas Populares de Liberación en 1979, con apenas 18 años de edad.

Acabó una guerra pero la paz trajo otra, y Jackeline cambió el fusil por otras armas para defender al pueblo: las leyes. A fuerza de empeño y estudio, la guerrillera se hizo abogada, decidida a contribuir a la causa social del FMLN desde nuevas trincheras.

Con tres períodos como diputada de la Asamblea Legislativa, donde ha liderado importantes reivindicaciones, Rivera asume ahora otra difícil misión del Frente: trabajar junto al pueblo de la capital para, desde la municipalidad, resolver los problemas de San Salvador.

Su designación era un secreto a voces en la formación salvadoreña de izquierda, que confía en ella para conservar la estratégica alcaldía capitalina, en sustitución del populista Nayib Bukele, expulsado por sus recurrentes violaciones de los principios partidistas.

¿Cómo encara esta contienda Jackeline? Pues como ha enfrentado otras: pegada a la gente...

'Los problemas se resuelven con la gente', aseguró en diálogo exclusivo con Prensa Latina, luego de una reunión con vendedores y comerciantes del Centro Histórico.

'Con propuestas utópicas o ilusorias no conseguiremos vencer los grandes desafíos de nuestra capital', agregó.

Sin prometer milagros, la candidata efemelenista se concentra en dialogar con la ciudadanía para elaborar una plataforma de gobierno a partir de las necesidades del pueblo, muchas de las cuales están identificadas y tienen soluciones realistas, que solo requieren de esfuerzo.

'Borrar la fama de ciudad más violenta del mundo requiere un compromiso metropolitano, que los 14 municipios compartan una visión común, pública y privada, para prevenir desde la base y recuperar territorios, edificios, plazas y espacios para la convivencia', señaló Rivera.

Al respecto, consideró que cada quien cumple un role en el combate contra la violencia: al gobierno le toca perseguir el delito, a la Fiscalía y las instancias judiciales les corresponde procesarlo, pero la municipalidad demanda una organización social para atajarlo antes de que ocurra.

Alertó que el caos solo le conviene a quien, como el derechista partido Arena, aspira a sacar réditos políticos o económicos del fenómeno de la violencia.

Además, a la candidata le preocupan otros desafíos silenciosos, aparte del tan manipulado problema de seguridad.

Entre ellos, destacan la urgencia de renovar el viejo y colapsado sistema de alcantarillados, así como la necesidad de un reordenamiento urbano, y de crear conciencia ambiental y adaptar San Salvador a los desafíos climáticos para reducir su vulnerabilidad.

Además, sabe que contar con una ciudad inclusiva, moderna y ordenada pasa porque sus habitantes recuperen la auto-estima y asuman que San Salvador pueda ser una capital así. Son sueños colectivos que requieren educación, cultura y tiempo: lo dicho, Jackeline no promete milagros...

Otro reto será devolverle su esplendor al Centro Histórico, víctima de la desidia, el abandono de la poca infraestructura colonial y el desenfreno del comercio irregular, controlado o extorsionado por pandillas.

'¿Por qué no podemos aspirar a tener mercados modernos? Nuestro objetivo es dignificar la compra y venta, consensuada con los propios comerciantes', comentó Rivera, quien ya intercambió ideas con los vendedores del Centro.

Con el sentido de solidaridad y sacrificio que aprendió en la guerrilla, la diputada rojiblanca nunca ha perdido su conexión con la gente, por eso confía en ser 'una alcaldesa con los zapatos amarrados', verificando las obras a pie de calle, siempre dispuesta a escuchar y responder.

'Jackeline no trabajará por una campaña, si no para resolver los grandes problemas pendientes: los capitalinos decidirán qué tipo de ciudad quieren, y mi trabajo será servirles. Hablar menos y hacer más', concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play