Escúchenos en línea

Chocoyos nicas de contrabando, muertos y borrachos en El Salvador

El Diario de Hoy. Desde San Salvador. | 26 de Diciembre de 2007 a las 00:00
No se trató de un hecho sobrenatural, ni de aves con superpoderes, dadas a los festines ni a los tragos al dos por uno. Simplemente, fue la mano del hombre (destructiva, una vez más) la culpable. Los pericos (chocoyos) habían sido capturados en un lugar de Nicaragua, aún desconocido. Y desde allí eran traídas hacia El Salvador, donde el mercado de aves exóticas los demanda. Como cualquier ciudadano modesto al que no le alcanza para mucho, el traficante transportaba las aves en uno de los autobuses que hace su recorrido entre Managua y San Salvador. Eso sí, venían escondidas en un canasto y ebrias, para silenciarlas y no tener problemas en la frontera. Pero el método no le funcionó al traficante. En el punto fronterizo de El Amatillo, en La Unión, un policía laborioso comenzó a hurgar en busca de otras mercaderías prohibidas, y se topó con más de 30 pericos. Unos venían dormidos, otros medio despiertos y no tan alegres. Algunos ya habían fallecidos, debido a la (posible) gran dosis de alcohol suministrada. Los sobrevivientes fueron trasladados hacia uno de los albergues en San Salvador, donde se recuperaron de la parranda a la que fueron sometidos con otras intenciones.

Descarga la aplicación

en google play en google play