Escúchenos en línea

Cuatro muertos por lluvias, y fuertes daños en el Caribe costarricense

La Nación. Desde San José. | 27 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Cuatro muertos, dos puentes dañados, fisuras en tres diques y 400 personas que se vieron obligadas a refugiarse en albergues fueron las consecuencias de las lluvias que cayeron los días martes y miércoles en la región del Caribe. Los cantones más golpeados fueron Talamanca, Siquirres, Sixaola y Limón. El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) dijo este jueves que esas lluvias son típicas de diciembre y enero. Agregó que el miércoles se registró “un cambio importante en las condiciones del tiempo” en el Caribe, lo que favoreció la “disminución de las precipitaciones”. El IMN reportó una precipitación de 112 litros por metro cuadrado en la ciudad de Limón entre el martes y el miércoles. En La Perla, Siquirres, cuatro personas fallecieron cuando un vehículo se precipitó la noche del martes a una zanja. Allí, al menos 100 viviendas se inundaron. Matina tampoco escapó a las inundaciones, dijo Daniel Gallardo, presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE). El río Chirripó creció hasta invadir la carretera e impedir la entrada a través de Batán. Además, el dique del río Barbilla tuvo una fractura que afectó a la comunidad de Estrada. En este distrito, la Cruz Roja informó de dos desaparecidos en la finca Banasol. La identidad se ignoraba. Santo Domingo del Carmen, Siquirres, quedó incomunicado con la cabecera el cantón por el rompimiento del dique de ese pueblo. Puentes y carretera. Igual situación vivió Ciudad de las Flores, Siquirres, donde se desplomó un puente, indicó Ronaldo Wright, presidente del comité local de emergencias. En otro sector de la provincia, en Talamanca, se hundió un tramo de la carretera Bribrí-Shase. Quienes viajaron el miércoles en autobús a Cahuita y Puerto Viejo tuvieron que hacer trasbordo, pues el puente Viscaya, en Bananito Sur, estaba falseado y solo se permitía el paso de vehículos livianos. En Sixaola, más de 300 personas se refugiaron en cinco albergues antes de que las aguas comenazaran a retirarse. La llena del río Sixaola interrumpió el paso hacia la comunidad del mismo nombre. La CNE esperaba ayer que el nivel del agua bajara para restablecer el tráfico. Aunque el mayor efecto de las lluvias ocurrió en Limón, también se sintió en Cartago. La CNE declaró inhabitables nueve casas en Orosi, cantón de Paraíso, después de que el río Reventazón las invadió y agrietó el terreno.

Descarga la aplicación

en google play en google play